Organizaciones piden ayuda internacional para rescatar lagos en Bolivia

BOLIVIA LAGOS

Organizaciones piden ayuda internacional para rescatar lagos en Bolivia

Organizaciones piden ayuda internacional para rescatar lagos en Bolivia Vista aérea del lago Poopó en Bolivia. EFE/MARTIN ALIPAZ/ARCHIVO

Varias organizaciones ambientales y comunidades de Bolivia han lanzado una petición de ayuda técnica internacional para rescatar los lagos Poopó y Uru Uru, en el altiplano boliviano, del "grave riesgo" que corren por la actividad minera y el cambio climático.

La Red Nacional de Mujeres en Defensa De la Madre Tierra, la organización no gubernamental AIDA, el Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (CENDA) y el colectivo de Coordinación de Acciones Socio Ambientales (CASA)  solicitaron en un comunicado conjunto la presencia en Bolivia de expertos de la Convención Ramsar.

Salvar los lagos Poopó y Uru Uru

“El conocimiento especializado sobre humedales de la Convención de Ramsar puede ser de enorme utilidad para salvar los lagos Poopó y Uru Uru”, explicó el abogado de la Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente (AIDA), Carlos Lozano, en el comunicado.

La convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Ramsar, como hábitat de aves acuáticas, es un tratado intergubernamental para la protección de estos espacios naturales.

“Pedimos que expertos de Ramsar identifiquen medidas para fortalecer la vigilancia y monitoreo de estos ecosistemas”, dijo Ángela Cuenca del colectivo CASA, en el boletín.

Riesgos por actividades mineras y cambio climático

Estos dos lagos corren “grave riesgo” por la actividad minera, el desvío de ríos y la crisis climática, según el comunicado, y de sus aguas dependen comunidades de la zona, al igual que diversas especies de animales.

El lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia tras el Titicaca, y el Uru Uru están ubicados en el departamento de Oruro y son una fuente importante de agua para la biodiversidad, en especial de aves migratorias y endémicas.

Estos dos lagos concentran la mayor cantidad de flamencos en el altiplano boliviano y son el hogar de especies como la keñola, un ave en peligro de extinción, destaca el boletín.

En 2015 los niveles de agua del lago Poopó se redujeron al grado que el cuerpo de agua casi desaparece, por la sedimentación producida por la minería y desvíos de afluentes, entre otros factores.

Aunque logró subir su caudal en tiempo de lluvia, aún es muy crítica la situación en época seca, advierte el boletín.

El lago está situado en una depresión de la cordillera andina y su zona de influencia ha estado poblada históricamente por indígenas urus y aimaras.

Migración interna en Bolivia

Parte de la población que vivía de la pesca y otros recursos del lago se ha visto forzada a procesos de migración dentro de Bolivia, en busca de fuentes de subsistencia.

Bolivia, que se adhirió a la Convención de Ramsar en 1990 y la ratificó el 7 de mayo de 2002, tiene declarado al menos once sitios Ramsar, entre los que destacan los lagos Titicaca, Poopó y Uru Uru. EFEverde

Te puede interesar:

Bolivia es el país invitado en la III Feria Internacional de Turismo Doñana Natural Life




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com