ORCAS VELEROS

Orcas en el Estrecho, “juego” peligroso

Imagen de uso editorial, cedida por Salvamento Marítimo. EFE/Salvamento Marítimo/JM. Caballero

Alfredo Valenzuela.- El número de veleros pequeños que han sido tocados por orcas en las aguas de Barbate y Tarifa (Cádiz) se ha disparado entre julio y agosto, lo que ha hecho ampliar la prohibición de navegación en la zona para este tipo de barcos ante el “juego” de las orcas que, al interactuar con las embarcaciones, las dañan y las ponen en peligro.

Orcas en el Estrecho

Ni Salvamento Marítimo ni los estudiosos de estos cetáceos consideran “ataques” esos encuentros, ya que un buen golpe de este animal que pesa entre una tonelada, el macho, y tres toneladas, la hembra, podría hundir en un segundo un velero de hasta quince metros de eslora, que son con los que las orcas del Estrecho están interactuando este verano.

En marzo se registraron un par de casos, en abril media docena, en mayo y junio algunos más pero ha sido en julio y agosto cuando estos encuentros se han disparado hasta contabilizarse por parte de Salvamento Marítimo un total de 69, de los que 30 han precisado remolque por daños en el timón.

 

Imagen de uso editorial, facilitada por Salvamento Marítimo, del mapa que muestra la zona en la que, hasta el próximo 7 de septiembre, entre Barbate y Zahara de los Atunes (Cádiz), está prohibida la navegación a veleros. EFE//SALVAMENTO MARÍTIMO

 

Hasta el momento, en la zona, sólo se había registrado algún caso anecdótico y tres casos aislados el año pasado, pero es la primera vez que estos encuentros se producen con esa frecuencia y con esos resultados en los últimos 22 años, según ha dicho a Efe el subjefe del Centro de Salvamento Marítimo de Tarifa, José Maraver.

La Capitanía Marítima de Cádiz prohibió por este motivo el paso de veleros por la ensenada de Barbate entre el 4 y el 20 de agosto, una prohibición que se ha ampliado al 7 de septiembre ante el permanente “juego” de los cetáceos y que afecta a la franja marítima de dos a doce millas náuticas entre Barbate y Tarifa.

Los veleros que llegan a esa zona con su sistema de alertas activado, reciben un aviso de manera automática que les advierten que se trata de una zona de exclusión por peligro de interactuación de cetáceos.

Un grupo de orcas “residente” en la zona

Inicialmente se pensó que estos encuentros dejarían de producirse con la llegada de agosto y la salida de los atunes, una de las presas favoritas de las orcas, del Mediterráneo al Atlántico, pero se han mantenido y la última asistencia por parte de Salvamento Marítimo a un velero afectado se produjo el pasado día 22.

Según ha explicado Maraver, las orcas eligen a barcos de no más de 15 metros de eslora que navegan a vela y, mientras los mamíferos adultos se sitúan a los lados de la embarcación, las crías de los cetáceos tocan la embarcación, la pasan por debajo y, en casi la mitad de las ocasiones, acaban dañando el timón dejándolo impracticable.

Esa forma de actuación ha sido recogida en vídeo por los tripulantes de algunos de los veleros afectados.

Sólo en un caso, además de la rotura del timón, se ha producido una vía de agua por pérdida de fibra del casco del barco, pese a lo cual Maraver ha insistido en la gravedad de la situación porque las naves, al perder el timón, quedan a la deriva, con los consiguientes riesgos, que también conllevan las maniobras de rescate y remolque.

Los consejos de Salvamento Marítimo a los veleros que sean contactados por orcas son parar la máquina, arriar las velas, dejar el timón a la vía (en la misma posición longitudinal del casco), desconectar el piloto automático y apagar la sonda, además de permanecer en silencio y no asomarse en ningún caso por la borda.

Los grupos de orcas suelen estar compuestos por entre cinco y diez individuos entre adultos y crías, y se sospecha que éste que aborda a los veleros pequeños en las aguas de Barbate haya podido hacerse “residente” en la zona.

El científico Grupo de Trabajo de la Orca Atlántica, que recuerda en sus comunicaciones en internet que las orcas son animales protegidos, declarados como “vulnerables” en España y como “en peligro crítico de extinción” como subpoblación por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), ya recomendó en marzo de este año que en caso de “interactuación” se actúe con calma y siguiendo esas recomendaciones. EFEverde

 

Te puede interesar:

Los golpes y arponazos a las orcas pudieron provocar sus embestidas a veleros




Secciones: