ENERGIA NUCLEAR

La oposición, salvo CiU y UPyD, se compromete a cerrar Garoña si gobierna

  • Su cierre durante estos 2 años demuestra que es “innecesaria”

La oposición, salvo CiU y UPyD, se compromete a cerrar Garoña si gobierna Los firmantes de la declaración reunidos en el Congreso de los Diputados. EFEverde

EFEverde.- La declaración muestra su oposición al Gobierno debido al proceso de reapertura de Garoña (Burgos), la central nuclear más antigua de España, así como el compromiso de “no reabrirla tan pronto como las circunstancias legislativas lo permitan”.

Los representantes de los grupos parlamentarios de la oposición, a excepción de Unión, Progreso y Democracia (UPD) y Convengència i Unió (CIU), se han reunido hoy en el Congreso de los Diputados para firmar un documento que incluye sus demandas respecto a la central nuclear de Garoña, como son la paralización del proceso de reapertura, la apuesta por fuentes de energía más renovables o la implantación de planes de activación económica y laboral para lograr un desarrollo más sostenible en la zona.

“El objetivo es llegar a un acuerdo para evitar que Garoña llegue a los 60 años de funcionamiento, algo que ha previsto el Partido Popular cuando pretende ampliar su plazo de vida útil hasta los 17 años”, ha indicado el diputado socialista por Burgos, Luis Tudanca.

Según la oposición, la reapertura de la central nuclear solo responde a “intereses económicos a corto plazo, no a las demandas sociales”, puesto que durante los dos años en los que la planta se ha mantenido inactiva “no ha habido problemas de desabastecimiento”.

España tiene unas instalaciones energéticas que triplican su cuota necesaria para abastecerse con energía nuclear; en vez de reabrir Garoña habría que hacer una auditoría para conocer y estimular el uso de energías más renovables”, ha afirmado el diputado del grupo Coalición Canaria, Pedro Quevedo.

Por eso desde la oposición quieren apostar por un nuevo modelo energético que deje atrás la energía nuclear, aunque con un período de adaptación que, en el caso de Garoña, implicaría un período no inferior a 7 años, “un tiempo más que suficiente” para desplegar un programa de desarrollo económico alternativo para la comarca en caso de cierre de la central.

“Si ya se hubieran tomado las decisiones oportunas, Garoña sería ya historia y se estarían implantando planes enfocados a la reactivación económica y un modeloo energético renovable”, ha manifestado Xabier Errekondo, del grupo Amaiur.

Por su parte, el portavoz de Equo, Juan López Uralde, ha insistido en que ésta es “una declaración viva, que se quiere trasladar a la sociedad” y de la que esperan conseguir más adhesiones, porque “Garoña no se va a abrir y no vamos a asumir los costes posteriores”.

A la espera del CSN

La central nuclear de Garoña (Burgos) se inauguró en 1971 y desde diciembre de 2012 se encuentra inactiva por decisión de su propietario, que en ese momento adujo motivos económicos.

Posteriormente, cambió de opinión y solicitó a Industria la renovación de su licencia de explotación de la central, que todavía tiene que recibir la contestación por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), cuyos informes son preceptivos y vinculantes. EFEverde

 

 




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies