BIENESTAR ANIMAL

Ópera, colchones de látex y duchas para mejorar la calidad de leche de vacas

Ganaderia. Vacas. Fotografía de @arturolarena para EFEverde Ganaderia. Vacas. Foto: Ambrosius Siegel para www.efeverde.com

Can Ribas es una granja de Maçanet de la Selva (Gerona) donde las vacas escuchan ópera, duermen en algunos casos sobre colchones de látex y disponen de ventiladores y duchas para cumplir con los estándares más elevados de bienestar animal y para mejorar la calidad de su leche.

Al frente del negocio está Josep Maria Ruiz, que dirige una de las 220 explotaciones familiares con las que trabaja la compañía Danone y que se ha dado a conocer gracias a un popular anuncio que destaca el trato que presta a su ganado y también sus esfuerzos por contribuir a la sostenibilidad de este modo de ganarse la vida.

Ruiz se ha adaptado a los parámetros del siglo XXI, convertido en la cuarta generación al frente de Can Ribas, y presume de utilizar tecnología, como una aplicación de móvil que informa del momento óptimo de inseminación de cada vaca para disponer de los días festivos que nunca tuvieron su padre o su abuelo.

A él y a su familia les preocupa el medioambiente y cultiva campos de pasto para sus animales que abona con los purines de la granja, a la vez que ha cambiado la paja sobre la que reposaba el ganado por serrín, con lo que reduce la temperatura que alcanzaba el primero de estos materiales al fermentar.
El bienestar animal es la otra gran preocupación de Josep Maria Ruiz, también porque, según detalla, de ese factor depende en parte la calidad de la leche que produce.
Para que los ejemplares jóvenes no duerman sobre el suelo, disponen de colchones de látex de unos quince centímetros de grosor y todas las vacas disfrutan de la música de ópera que sale por un altavoz.

Diferentes artilugios 

Un rodillo con el que jugar y darse una especie de masaje es otro de los artilugios de esta granja, siempre con ese objetivo de bienestar animal, porque, según detalla su propietario, “si un ejemplar está más años aquí produce más cantidad de leche y si da menos problemas es aún mejor”.
El cambio climático ha llegado también a la ganadería, de ahí la sustitución de la paja por serrín o la presencia de las duchas y de ventiladores.

“Hay que combatir el estrés por calor, porque los veranos son cada vez más largos y severos”, señala Josep Maria Ruiz, quien construyó en 2000 una nave “más alta, sin paredes y bien encarada al viento dominante de la zona”.

El director de Gestión de Leche de Danone, Antoni Bandrés, presume de que esas granjas familiares cumplen con todos estos protocolos durante una visita a Can Ribas y recuerda que la compañía los ha diseñado de la mano de la organización internacional CIWF -Compassion In World Farming- y del Instituto de Investigación y Tecnología Alimentarias (IRTA).

Este tipo de actuación mereció en 2019 la certificación de cumplimiento con los requisitos del referencial europeo Welfare Quality.
Pero Bandrés subraya además el aspecto de la sostenibilidad y explica que granjas como Can Ribas han reducido en un 10 por ciento la huella de carbono con la sustitución de la alimentación de los animales por la procedente de cultivos locales.

A este directivo le complacen medidas como las de la música, las duchas o los colchones de látex, “porque los animales son tanto o más agradecidos que las personas y todas estas medidas de confort hacen que produzcan mejor leche y que estén aquí de la forma más adecuada”. EFEverde




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com