¿Ons, patrimonio mundial? El centro de una tormenta política en Galicia

ESPACIOS PROTEGIDOS

¿Ons, patrimonio mundial? El centro de una tormenta política en Galicia

¿Ons, patrimonio mundial? El centro de una tormenta política en Galicia La isla de Sálvora, fotografiada con la isla de Ons al fondo. EFE/Lavandeira jr

Ramón Martínez / Vigo (Pontevedra)  (EFE).- La candidatura presentada por la Xunta a la Unesco para que las Islas Atlánticas sean Patrimonio de la Humanidad ha desatado una encarnizada guerra entre Alberto Núñez Feijóo y un bastión del PSOE, el alcalde de Vigo Abel Caballero, que hace campaña para desistir en tal intento con los vecinos del archipiélago de Ons, temerosos de que cambie su modo de vida.

Hace tiempo que el ruido de sables entre la administración autonómica gallega (PP) y el Gobierno vigués (PSOE), cuya relación es cualquier cosa menos cordial, viene siendo percibido por muchos.

Y la intensidad de ese ruido ha ido ganando enteros últimamente a cuenta de las Islas Ons, espacio conformado por dos islas y siete islotes, ubicado en la boca de la ría de Pontevedra y con una superficie de menos de 4.500 kilómetros cuadrados, que es, además, y sobre todo, un paraíso natural.

Tanto que la Xunta de Galicia pretende que la Unesco lo reconozca como Patrimonio de la Humanidad junto con las islas Cíes, la isla de Sálvora y la isla de Cortegada, las cuales conforman el llamado Parque Nacional de las Islas Atlánticas, y, en consecuencia, se presentó en 2017 ante el organismo de la ONU una candidatura oficial.

Sucede que desde 2013 lleva Vigo preparando su propia candidatura: ‘Cíes Patrimonio de la Humanidad’, y el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, considera la candidatura de la Xunta “una chapuza”, una “improvisación” y una intromisión intolerable “contra la ciudad de Vigo” por parte del presidente autonómico, Alberto

Núñez Feijóo, el cual llevaría diez años poniendo palos en la rueda, dice, al avance de la mayor y más dinámica urbe de Galicia.
A esta disputa, que se ha venido desarrollando en un tono más bronco del deseable, se ha sumado esta semana la Asociación de Vecinos de las Islas Ons, la cual dice estar muy descontenta con la aprobación, en diciembre de 2018, del Plan Rector de Usos y Gestión (PRUX, siglas en gallego) por parte de la Xunta.

El PRUX, según manifestó desde un inicio el propio Feijóo, es un instrumento que reúne una serie de directrices “fundamentales” para la conservación del Parque de las Islas Atlánticas durante la próxima década con el objetivo último de que la Unesco acabe por declararlo Patrimonio de la Humanidad.

Entre esas directrices está la limitación de acceso a todas las islas, una limitación que en el caso de Ons es de 1.300 personas diarias, la cual, ante la pujanza del turismo en Galicia, supone que los barcos de línea viajen repletos cada día en la época estival.

Las Islas Ons no son como las demás, básicamente porque están habitadas por familias de pescadores que llevan asentadas allí más de 200 años, y las limitaciones del PRUX, dicen los isleños, les impiden acceder libremente a sus propias casas, algo que la Xunta niega con rotundidad, pues alegan que se han puesto a disposición de los isleños unos carnés cuya sola presentación les franquea el paso al barco.

“Si sale lo de Patrimonio de la Humanidad, una de las condiciones es que la isla no puede estar habitada. Entonces, ¿qué van a hacer con nosotros? ¿Por qué no nos lo dicen?”, ha contado a Efe María José Pérez, portavoz de la Plataforma Vecinos de Ons, quien ha asegurado que “Ons nunca, jamás, va a ser Patrimonio de la Humanidad”.

Los habitantes de Ons, hartos de que sus reivindicaciones sean ignoradas, han buscando un altavoz en Caballero, quien esta semana recibió a 70 de ellos en el Ayuntamiento de Vigo.

Tras la reunión, Caballero manifestó que “la candidatura y la gran mentira de Feijóo están absolutamente liquidadas”, y que “cuanto antes retire la candidatura menos durará el ridículo”.

“El principal requisito para ser Patrimonio de la Humanidad es que los habitantes quieran”, ha espetado a Efe Caballero, “y los habitantes de Ons no quieren”.

Sin embargo para la Xunta, que exige a Caballero “responsabilidad institucional”, el alcalde ha jugado sucio y ha hecho una “evidente utilización política” de los vecinos de Ons.

Según la Consellería de Medio Ambiente, las declaraciones de Caballero “demuestran que recibió a los vecinos de Ons para jugar con la supuesta defensa de sus derechos y alimentar su campaña para que solo Vigo y las islas Cíes se beneficien de una posible declaración por parte de la Unesco”.

Los vecinos, sin embargo, niegan la mayor: “Fuimos nosotros, los vecinos, los que, ante la imposibilidad de que la Xunta se pusiera en contacto con nosotros, tocamos al alcalde de Vigo”, replica Pérez.

Caballero va más allá: en su opinión, la Xunta engañó “de forma terrible” con su “contracandidatura” al Gobierno de España y a los presidentes de todas las comunidades autónomas al ocultar el rechazo de los habitantes de Ons a ser parte de esa candidatura conjunta de todas las islas, las cuales, además, “no tienen unicidad geológica”. EFE

rmb/am/ros




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com