FENÓMENOS METEOROLÓGICOS

OMM: hay 60 % de probabilidades de fenómeno de La Niña

Archivo EFE

Ginebra, 27 ago (EFE).-  Este año existe un 60 % de probabilidades de que se desarrolle un fenómeno de La Niña entre septiembre y noviembre próximos, lo que sin embargo no se espera tenga un efecto moderador en el aumento de las temperaturas globales segun la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

“A pesar de que hay una tendencia a que La Niña tenga un efecto de enfriamiento en el conjunto de las temperaturas globales, estimamos que las temperaturas por encima de la media seguirán siendo predominantes”, señala el organismo científico de la ONU en un comunicado.

Los científicos explican que incluso si La Niña se desarrolla, “sus señales de enfriamiento no serán suficientes para contrarrestar el cambio climático inducido por el ser humano”.

Según los datos recolectados de la OMM y basados en los que reportan las principales entidades meteorológicas nacionales, 2020 está en camino de ser uno de los años más calientes desde que se tienen registros, con temperaturas extremadamente altas, incendios forestales y olas de calor marino.

Emisiones de efecto invernadero

“Todo esto es el resultado de las emisiones de gases de efecto invernadero y no de factores naturales”, subrayó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

La Niña, al igual que El Niño, son fenómenos que implican fluctuaciones en la temperatura de la superficie del océano Pacífico, así como cambios en las distintas capas de circulación atmosférica.

Ambos factores tienen un fuerte impacto en el tiempo y en los factores climáticos, y suelen estar relacionados con lluvias abundantes y sequías o inundaciones severas.

Cero probabilidades de El Niño

Mientras El Niño aumenta las temperaturas globales, La Niña hace lo contrario.  Según las predicciones, hay “cero probabilidad para un fenómeno de El Niño”.

Los científicos también predicen un impacto negativo en el patrón de lluvia en la región del Cuerno de África, en el sur de este continente, en América central y del norte, con menos precipitaciones de lo normal.

En contrapartida, habría más lluvia de lo habitual en el sur y sudeste de Asia, así como en partes de Australia.

La última vez que se registró un evento de La Niña fue en el periodo 2017-2018 y fue de débil a moderado. EFE
is/ess




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com