BIELORRUSIA NUCLEAR

OIEA garantizará la seguridad de la primera central nuclear bielorrusa

nucelar Chernobyl Bielorrusia Protesta en Bielorrusia en el 32 aniversario de desastre nuclear de Chernóbil. EFE/TATYANA ZENKOVICH

Bielorrusia ha aprobado el proyecto del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para garantizar la seguridad de la primera central nuclear de ese país vecino de Ucrania, escenario de la mayor catástrofe atómica de la historia en Chernóbil en 1986.

Según informó este lunes el Ministerio de Energía bielorruso en un comunicado, el proyecto de asistencia técnica del OIEA busca aumentar los niveles de seguridad durante la puesta en marcha y explotación de la planta, construida por Rusia.

Los especialistas del OIEA compartirán durante dos años su experiencia y prácticas con los técnicos bielorrusos, lo que incluirá tanto intercambios personales como seminarios y viajes de supervisión.

La cooperación entre ambas partes perfeccionará los preparativos para un caso de avería, la creación de un sistema de mando integrado, el tratamiento de residuos radiactivos y la profesionalidad del personal, precisa la nota oficial.

La planta tendrá dos bloques de 1.200 megavatios cada uno, que serán puestos en marcha en julio, según adelantó hace una semana el ministro de Energía bielorruso, Víctor Karankevich, quien precisó que la central comenzará a generar electricidad en septiembre-octubre.

Protesta de la vecina Lituania

OIEA bielorrusia central nuclear

Especialistas en emergencia nuclear en Lituania, cuyo ministro de Energía afirma que la central de Bielorrusia es “una amenaza para la seguridad nacional, la salud pública y el medio ambiente”.  EFE/EPA/VALDA KALNINA

Está situada en la región de Grodno, concretamente en la localidad de Ostrovets, a unos 40 kilómetros de Vilna, la capital de Lituania, cuyo ministro de Energía, Zigimantas Vaiciunas, declaró que el proyecto es una amenaza para la seguridad nacional, la salud pública y el medio ambiente”.

Vilna cree que la elección del emplazamiento de la central es “geopolítica” y mantiene que Minsk no ha realizado un estudio sobre el impacto ecológico del proyecto y tampoco ha informado del mismo al país vecino, como exige el derecho internacional.

Los presidentes bielorruso, Alexandr Lukashenko, y ruso, Vladímir Putin, acordaron poner en marcha el proyecto en 2011, para lo que Moscú concedió a Minsk un crédito de 10.000 millones de dólares.

Las obras corren a cargo de la corporación estatal rusa AtomStroyExport, la misma que construyó la única planta atómica iraní de Busher.

En materia de seguridad

Putin ha prometido que la central será de nueva generación e incluirá novísimas tecnologías en materia de seguridad, explicaciones que no satisfacen ni a la oposición bielorrusa ni a la vecina Lituania.

El líder bielorruso considera que su país necesita producir con urgencia “energía no contaminante” y adelantó que la planta generará un 30 por ciento de toda la energía eléctrica que produce y consume su país.

La oposición democrática está en contra de la construcción de centrales atómicas en Bielorrusia, ya que el 23 por ciento de su territorio resultó contaminado por radiación procedente de Chernóbil. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com