El océano Antártico emitió CO2 al final de la desglaciación

CIENCIA OCEANOGRAFÍA

El océano Antártico emitió CO2 al final de la desglaciación hace 12.000 años

El océano Antártico emitió CO2 al final de la desglaciación hace 12.000 años Un elefante marino se mueve entre trozos de hielo desprendidos de un glaciar. EFE/Cézaro De Luca

El océano Antártico fue una fuente de CO2 al final de la desglaciación, hace 12.000 años, según un estudio que revela cómo el océano austral ha regulado los niveles de CO2 atmosféricos en los últimos 25.000 años.

La investigación internacional, en la que ha participado el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC) y que publica “Nature Geoscience”, demuestra que este océano no siempre fue sumidero de CO2, y alerta sobre su capacidad futura para continuar absorbiendo este gas de efecto invernadero.

Fuente de CO2

Según los investigadores, el Antártico es el océano que capta más CO2 en todo el planeta, prácticamente la mitad de todo el CO2 que absorben los mares, y es una pieza crucial en la regulación del clima porque, al absorber este gas, ayuda a reducir el calentamiento del planeta.

Sin embargo, este estudio, liderado por la Australian Antarctic Division de la Universidad de Tasmania (Australia), revela que “no siempre ha sido así y ayuda a entender el porqué de las oscilaciones naturales de CO2 que acontecieron entre periodos glaciales e interglaciales”, según Eva Calvo, coautora e investigadora del ICM-CSIC.

Según Calvo, el estudio se ha centrado en la última transición entre un estadio glacial y uno interglacial y demuestra que el océano Austral captaba CO2 durante el estadio glacial y que, en cambio, pasó a ser una fuente de CO2 al final de la desglaciación y al inicio del Holoceno.

Gracias a las burbujas de aire que están atrapadas en el hielo de la Antártida, los científicos saben, desde hace décadas, que el CO2 de la atmósfera ha oscilado de forma sincrónica con la temperatura de la Tierra. En momentos glaciales, fríos, la concentración de CO2 en la atmósfera ha sido baja, de unas 180 ppm (partes por millón). En momentos interglaciales, calientes, la concentración ha sido más alta, de 280 ppm.  Aunque esto ha sido así, al menos, durante los últimos 800.000 años, los científicos aún desconocen la razón de estas oscilaciones. 

Analizando los compuestos orgánicos del sedimento, han podido reconstruir las temperaturas marinas a lo largo de 25.000 años, y han hecho una estimación de cuánto CO2 había disuelto en el agua, desde la última época glacial hasta la actualidad.

Tras comparar estos valores con datos reconstruidos de CO2 atmosférico a través de testigos de hielo, han determinado cómo ha variado el papel de este océano como captador o emisor de CO2.

Han concluido que funcionó como una esponja captando CO2 desde hace 25.000 años, cuando el planeta estaba en su última glaciación, hasta hace 12.000 años.

En ese momento en que el planeta se acercaba a un período interglacial (más caliente), el océano Austral pasó a actuar como una fuente de CO2 durante los 6.000 años posteriores y actualmente vuelve a ser captador de CO2, regulando las elevadas concentraciones que hay en la atmósfera, más de 410 ppm debido, fundamentalmente, a la quema de combustibles fósiles. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com