OBSERVADORES DEL MAR

“Observadores del Mar”, un proyecto de ciencia participativa que recoge datos marinos

El portal "Observadores del Mar", que el Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del CSIC creó en Cataluña para recoger datos de los ciudadanos sobre el mar, se ha abierto ahora también a ciudadanos de Baleares y Andalucía.

Cataluña, Baleares o Andalucía que esté en contacto con el mar puede realizar observaciones valiosas para la ciencia y participar en los proyectos científicos en curso.

“Observadores del Mar” es un proyecto de ciencia participativa coordinado por el ICM-CSIC, cuyo objetivo es determinar el alcance y el grado de impacto que sufren los ecosistemas marinos mediante la colaboración de la sociedad.

A través de la web www.observadoresdelmar.es cualquier ciudadano en contacto con el mar, submarinistas, bañistas, navegantes o pescadores, puede aportar observaciones que realice en el mar y colaborar así en la recogida de datos valiosos para la ciencia.

Este proyecto, que se inició de forma piloto en Cataluña, se abre ahora a Andalucía y Baleares, gracias al apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Las dos primeras citas para la presentación del proyecto serán el 15 de mayo, en Palma de Mallorca, y el 17 de mayo, en Málaga.

Entre la información que se espera recoger con la colaboración de los ciudadanos está la presencia de especies (nativas e invasoras) y la detección de fenómenos de cambio, como la mortalidad de organismos, las proliferaciones de medusas, los cambios en la distribución de especies y la acumulación de basura en el mar.

Los científicos validan los datos recibidos, contestan las dudas de los ciudadanos y comparten los resultados de la investigación.

La coordinadora del proyecto del ICM, Elisabetta Broglio, ha explicado que el objetivo de esta plataforma es “eliminar barreras y establecer un dialogo con los ciudadanos para averiguar juntos qué está pasando en el mar”.

“Para colaborar no es necesario ser especialista, todos podemos participar, aportando nuestra experiencia en un área concreta o una observación puntual de un día en la playa. El mar es demasiado extenso y los científicos no podemos estar en todas partes: solo podemos avanzar si ampliamos al máximo nuestras observaciones y obtenemos una visión global de la situación actual a los que nos enfrentamos”, ha señalado Broglio.

Y es que la escasez de datos en oceanografía se hace más patente que en otras áreas: si se sumara la superficie de los océanos cubiertos por barcos o embarcaciones de investigación, ésta no superaría el 10 % del total en toda su historia.

La complejidad operativa y el coste económico explican, en parte, esta falta de información y justifican la oportunidad de la colaboración ciudadana.

Joaquim Garrabou, investigador del ICM, ha informado de que, “en mayo del 2011, algunos buceadores notificaron que habían visto ejemplares de gorgonia ‘Paramuricea clavata’ en reproducción”.

Dado que esta especie suele reproducirse en junio, la información permitió a los científicos investigar las razones del adelantamiento de la fecha de reproducción.

“Queremos recoger datos de las gorgonias para saber si se están produciendo cambios en su reproducción a causa del cambio climático, por lo cual hemos empezado a colaborar con los submarinistas de las diferentes federaciones subacuáticas”, ha comentado Garrabou.

Macarena Marambio, del proyecto Alerta Medusas, ha indicado que “para obtener mapas más completos de la distribución de las especies y detectar especies nuevas o invasoras, es imprescindible contar con una amplia red de observadores voluntarios”.

“Gracias a las campañas de ciencia ciudadana y al proyecto Observadores del mar, el número de avistamientos de medusas ha aumentado considerablemente, lo que nos ha permitido obtener datos valiosos para estudiar estas especies”, ha añadido Marambio. EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com