RECICLAJE

El mercado de objetos usados mueve más de 2.300 millones de euros al año

  • Reutilizar objetos en lugar de adquirirlos nuevos reduce el uso de los recursos naturales, los residuos y las emisiones de CO2

El mercado de objetos usados mueve más de 2.300 millones de euros al año Contenedores con objetos para reciclar. EFE/Ballesteros/ell

La crisis económica que azota España desde 2008 ha multiplicado por cuatro la oferta de productos usados, un mercado que según un estudio elaborado por Segundamano.es mueve género por valor de más de 2.300 millones de euros anuales.

Según este documento, en los últimos seis años, el número de personas que busca, compra y vende este tipo de artículos a través de internet se ha duplicado, lo que también es una “buena noticia” para el medio ambiente, “uno de los principales factores que ha contribuido al crecimiento de este mercado” ha explicado la responsable de Estudios de esta empresa, Beatriz Toribio.

“Reutilizar, compartir o intercambiar artículos, en lugar de adquirirlos nuevos, reduce significativamente el uso de recursos naturales, el volumen de residuos y la cantidad de emisiones de dióxido de carbono derivadas de su producción”, insiste Toribio.

Se trata de un argumento importante una vez publicados los resultados del informe difundido el pasado 19 de agosto por WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) según el cual la humanidad agotó su “presupuesto anual ecológico” para todo 2014 en menos de 8 meses.

En ese mismo texto se advertía de que al ritmo actual de consumo para el año 2050 sería necesario disponer del equivalente a tres planetas como la Tierra para satisfacer la creciente demanda de recursos aunque, en el caso de España, en estos momentos se está consumiendo casi el triple de recursos de los que se producen cada año en el propio país.

Concienciar a la población

Con objeto de concienciar a la población sobre la necesidad de adquirir hábitos más responsables, incluyendo el reciclaje y la reutilización, el informe de Segundamano.es ha calculado la cantidad de papel y madera que podría volver a usarse o dejar de producirse a partir de las ofertas que se publican anualmente en su portal de Internet.

En el caso del papel, Toribio cifra en cerca de 112.000 el número de artículos disponibles entre libros, cómics, revistas, enciclopedias y otros textos: el equivalente a 70,5 toneladas de papel.

En el caso del mobiliario, son casi 130.000 productos, de los cuales podría extraerse y reutilizar 5.140 toneladas de madera.

El mercado de objetos usados ha conocido un importante auge en los últimos años, en especial a través de compañías especializadas que ejercen en Internet como intermediarias entre el comprador y el vendedor.

El mismo hecho de cerrar las operaciones a través de la red, sin necesidad de desplazamientos innecesarios o fallidos, ayuda a reducir los problemas medioambientales derivados del tráfico de personas y mercancías.

En ese sentido, estas empresas se alinean junto a las organizaciones ecologistas, que advierten sobre los excesos de la actual sociedad de consumo y apuestan por aplicar medidas para potenciar el reciclaje y la eficiencia, así como la compraventa de productos sostenibles.

Una tienda física de productos de segunda mano. EFE/Nacho Gallego

Una tienda física de productos de segunda mano. EFE/Nacho Gallego

Sin embargo, a veces no hace falta recurrir a la compraventa pues un artículo puede seguir usándose simplemente mutando su función original: una caja de caramelos reconvertida en un recipiente para lapiceros o un CD en un posavasos, por ejemplo.

La reutilización puede ir más allá y generar incluso un incremento de su valor gracias al “upcycling” o “supra-reciclaje”, que transforma cualquier cosa inicialmente destinada a la basura en otra de igual o mayor utilidad y de una tasación más elevada.

La primera compañía que puso en marcha esta idea a gran escala fue la norteamericana TerraCycle, que hoy trabaja en 20 países incluida España, recogiendo deshechos no reciclables que posteriormente se transforman industrialmente en nuevos productos ecológicos.

Bolígrafos usados reconvertidos en contenedores, pañales de bebé que pasan a ser juguetes o baberos, colillas de cigarrillo que se convierten en pellets de plástico y compost…, casi cualquier objeto puede “reencarnar” en otro diferente, lo que alarga de forma insospechada su ciclo de vida útil. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies