Los objetos de plástico "mutan" en cerámica en manos artesanas

DESARROLLO SOSTENIBLE

Los objetos de plástico “mutan” en cerámica en manos artesanas

Los objetos de plástico Bolsa de la compra en cerámica en una playa. Imagen cedida por MIYAYA.

Daniela González.- Piezas de cerámica artesanal inspiradas en "objetos cotidianos de usar y tirar" cobran vida en manos de una artesana como protesta por el "abusivo" uso del plástico por parte de empresas y consumidores, una idea centrada en la protección del medio ambiente para generar un "uso más lógico y racional".

Una botella arrugada de agua, bolsas de la compra, latas de conserva o garrafas de leche son algunos de los objetos fabricados con loza bajo la filosofía ‘No plastic’ cuya apariencia “recrea” estos objetos plásticos para reflejar “la belleza de lo efímero” en piezas ecológicas de material natural, útiles y duraderas.

Lo explica en una entrevista con EFEverde la ceramista Carla García, creadora de Miyaya, que ha retomado el negocio familiar para dar un nuevo enfoque al trabajo artesano del barro y, además, generar debate en torno al uso del plástico, un elemento que sigue “presente y normalizado de forma innecesaria”.

plástico

Botella de agua en cerámica, imagen web MIYAYA.

“Desechables” que duran

Así la colección “No plastic” recrea objetos de la cultura de usar y tirar que, forman parte de nuestro día a día y que habitualmente se elaboran con plástico, como vasos, bolsas de la compra o botellas de agua y leche, que “renacen” con un material más noble, la cerámica, que incluso engaña a la vista.

“Después de observar la utilización indiscriminada de envases de plástico y de la facilidad con la que nos hemos acostumbrado al término `usar y tirar´, decidí que ese sería un buen punto de partida para relanzar la producción del viejo taller: convertir los envases y embalajes de un solo uso en algo permanente y único”

Regaló los primeros modelos a familiares y amigos “y ellos me dieron la idea de ampliar la colección con otros envases desechables que les gustaría tener en sus casas”.

Ética de la producción

Todas las piezas de Miyaya se elaboran en el taller siguiendo cuidadosos procesos de esmaltado y cocción, y muchas de ellas “dan lugar a una recolección inconsciente de recuerdos” como por ejemplo simulaciones de manualidades infantiles, vajilla que caracteriza la topografía del terreno o recipientes similares a los tuppers de plástico.

Para esta artesana, formada en bellas artes, diseño y fotografía, las grandes compañías y comercios “se están apropiando de unos valores totalmente alejados a sus productos” y que, a pesar de ser “puro marketing”, están “haciendo mella en la gente”.

plástico

Carla García en el taller de Miyaya. Imagen cedida.

“Muchas empresas coinciden ya en dejar de usar bolsas de plástico cuando sus propios productos están repletos de este material” y por ello resultan difíciles de creer, ha explicado la artesana, quien pone como ejemplo el sobreenvasado absurdo de fruta en los supermercados “a pesar de tener piel natural”.

La búsqueda de rentabilidad económica que impulsa a las grandes multinacionales hace que “pierdan mucha ética por el camino”, ha asegurado la ceramista, para quien las piezas con “alma verdadera”, que se correspondan con los principios y la ética del comercio sólo pueden encontrarse en las tiendas más pequeñas.

Volver a tradiciones

Por eso, esta coruñesa afincada en Madrid, reivindica la artesanía cerámica, actividad que decició retomar en 2015, como “patrimonio humano” porque “apoyas a personas que trabajan éticamente con los materiales y con el valor de los productos”, además de mantener con valor tradición artesana española, un elemento que “se aprecia mucho más fuera del país”.

plástico

Elaboración de una pieza. Imagen cedida.

Respecto al nombre de ‘Miyaya’, explica que surgió a raíz de una conversación que escuchó por casualidad: un par de mujeres hablaban de complementos y una le comentó a otra “este bolso es de mi yaya”, García pensó que se trataba de una marca y al caer en su error, considero usar este juego de palabras para reivindicar las tradiciones y la ética de los productos de la época de los abuelos .

Pero “No plastic”, no es su única colección. De su taller en Torrelodones han salido otras colecciones como Moka en la que la cerámica da vida a la tradicionales cafeteras italianas o mashe, que recrea esta técnica en barro, además de “versionar” otros envases cotidianos como latas de sardinas, vasos para llevar café o los envases plásticos para alimentos convertidos en piezas de arte para seguir formando parte de nuestras vida. EFEverde

Te puede interesar:

La imaginería animal, un oficio artesano destinado a la educación ambiental

Artesano, tradicional, natural y ecológico, ¿sinónimos de “gourmet” y de Red Natura 2000?




Secciones:                
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com