Rapaces necrófagas

Objetivo reintroducir el quebrantahuesos en el Alto Tajo y Serranía Cuenca

Guadalajara, 3 sep (EFEverde).- El Gobierno de Castilla-La Mancha está trabajando intensamente y mediante diversas medidas para la conservación de especies amenazadas y, en este contexto, para favorecer la reintroducción del quebrantahuesos en la región, en concreto en los parques naturales del Alto Tajo y Serranía de Cuenca, al tiempo que está elaborando un plan de recuperación de esta especie, que se abordará en breve.

Así lo ha avanzado este jueves el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, durante su visita a Peralejos de las Truchas, donde, acompañado por el viceconsejero de Medio Ambiente, Fernando Marchán; el director general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero; y el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, José Luis Tenorio, ha procedido a liberar un ejemplar llamado Kika, tras haber sido recuperada en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Guadalajara y donde ha estado

Escudero  ha resaltado que el quebrantahuesos es una especie extinta ahora mismo en esta región, “pero ejemplares procedentes de Cazorla y a veces de los Pirineos surcan nuestro territorio”.

Por ello, ha explicado, “el objetivo marcado es que pueda asentarse gracias a la llegada de Kika, que ha supuesto una gran noticia para Castilla-La Mancha y queremos que este ejemplar pueda prosperar en esta región y sea la base de futuros ejemplares”.

El Gobierno regional, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible y la Asociación Terra Naturalis, con el patrocinio de Naturgy, está desarrollando desde finales de 2018 un proyecto encaminado a la recuperación de la especie y, además, recientemente se ha desarrollado un estudio de calidad e idoneidad para su reintroducción en esos dos importantes espacios.

El objetivo, según el consejero, “es desarrollar un plan de recuperación de la especie en Castilla-La Mancha como ya están haciendo comunidades limítrofes como Aragón y Andalucía, con las que queremos llegar a acuerdos de colaboración pues sus proyectos de reintroducción están teniendo éxito y así reforzar la presencia de Kika, junto a otros ejemplares en nuestro territorio”.

Escudero ha indicado que, en el momento actual, coinciden una serie de circunstancias que hacen pensar que “estamos ante una oportunidad real para plantear la puesta en marcha con decisión y garantías de éxito de un proyecto de recuperación que concluya con la vuelta del quebrantahuesos como especie reproductora a estas sierras”.

A estas razones, ha apostillado, “no sólo se suman las de tipo ecológico sino también las económicas y sociales, y por supuesto la voluntad política de apostar por nuestros parques naturales, como el Alto Tajo que está adherido a la Carta Europea de Turismo Sostenible, siendo el ecoturismo –y por ende, el turismo ornitológico- una actividad capaz de generar empleo y contribuir al desarrollo de la zona”.

En este contexto ha afirmado que el quebrantahuesos es un ave con suficiente atractivo para poder ser utilizada como uno de los símbolos para revitalizar el ecoturismo de este Parque Natural.

Ha explicado también que, de acuerdo a ese ‘Estudio de idoneidad del hábitat’, que es la base técnica de una futura estrategia regional de recuperación de la especie, las condiciones ambientales de Alto Tajo y Serranía de Cuenca para volver a albergar la especie se han demostrado excelentes y se identifican cuatro grandes áreas con características muy apropiadas como lugar de nidificación de la especie: Uña-La Toba, Peralejos de las Truchas/cabecera del Tajo, Beteta/Priego y Cañón del Tajo.

Además, se han comenzado a desarrollar medidas similares a las establecidas en la Sierra del Moncayo, donde se ha establecido una pareja reproductora, a sólo 90 kilómetros del Alto Tajo, estableciendo puntos de alimentación suplementaria para quebrantahuesos (en concreto uno en Alto Tajo y dos en Serranía de Cuenca), así como la instalación de señuelos que pretenden atraer y fijar a los ejemplares dispersantes que a menudo sobrevuelan estos espacios.

También se trabaja en la identificación y resolución de las amenazas potenciales de la especie, como son los tendidos eléctricos peligrosos o molestias en áreas aptas para la reproducción, y en la evaluación de la incidencia del plumbismo en las aves carroñeras presentes en Alto Tajo, así como el seguimiento de la especie para lo que se realiza seguimiento de fototrampeo, censos simultáneos en los que participan los Agentes Medioambientales y seguimiento de campo. EFE

1011336

brl/mmc




Secciones: