NUMANCIA, en defensa de la Democracia, II

PATRIMONIO

NUMANCIA, en defensa de la Democracia, II

NUMANCIA, en defensa de la Democracia, II

Por Amalio de Marichalar para EFEverde.- Hace poco, el Tribunal Constitucional, ha declarando inconstitucional, la ley de la Junta de Castilla y León, que protegía la realización de la Ciudad del Medioambiente en Soria. Dicha ciudad, contempla la construcción de varias cúpulas de hormigón parecidas a rascacielos, cerca de mil viviendas, y un gran polígono industrial, enfrente de Numancia y del cerco de Escipión.

Esta sentencia, se suma, a la reciente del Tribunal Supremo, que daba la razón a mi familia, para evitar en nuestros terrenos la construcción de otro polígono industrial de 120 hectáreas, también enfrente de Numancia y pegado al cerco del famoso general romano; después de que mi abuelo, Luis de Mari chalar, Vizconde de Eza, cediera al estado Numancia.

 

Estas dos sentencias, suponen el reconocimiento de lo que debe presidir siempre un estado de derecho, apelando a las instituciones a que sean el primer garante del mismo, si bien esto supone una llamada muy sería para que lo cumplan.

 

En 2003 se promueve el inicio por parte de las administraciones de la Ciudad del Medioambiente. Dicho proyecto se propuso por el Foro Soria 21 para el desarrollo sostenible, que presido, al entonces Presidente del Gobierno, José María Aznar, como estrategia para la creación de la Agencia de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, en España.

 

La Junta de Castilla y León , se inspiró en ello , para derivar todo a lo que hoy se conoce como CMA, evidentemente sin tener nada que ver con lo que propuso el Foro Soria 21, ni en contenidos, ni en objetivos, ni en ubicación, ni en nada.

 

Para evitar todo lo anterior, Solicitamos ayuda a las Reales Academias de Bellas Artes y de la Historia – a instancia de aquella, se convirtió Numancia en 1882, en el primer monumento histórico nacional y San Juan de Duero en el segundo, enmarcando dichos monumentos, otros siete bienes de interés cultural -,también a muchísimas universidades, e instituciones prestigiosas de todo el mundo, acudiendo asimismo dos veces al Parlamento Europeo, y reuniendo por parte de muchas personas e instituciones, más de 12000 firmas, para instar a todas las administraciones a que se pueda declarar Numancia, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y a no destruir el patrimonio histórico español, formando parte Numancia, como declaró el Parlamento Europeo, de la historia y cultura común europea.

 

Venimos trabajando para que la cultura, como mejor herencia moral de la sociedad, sea la piedra angular del desarrollo sostenible, al que apela la sentencia del Tribunal Supremo que ha fallado en contra del polígono que se pretendía hacer en nuestros terrenos, así como para que no se hiciera la CMA en ese entorno, cuando existen tantas alternativas racionales.

 

En estos diez años de lucha para salvaguardar nuestra historia, además de ahorrar muchos millones al erario público, en lo relativo al polígono evitado en nuestro terreno, hemos visto quebrar los valores de la democracia, con abusos, y amenazas, donde esperábamos respeto a la ley y honestidad.

 

Quienes creemos en una democracia moderna y auténtica, exigimos que los partidos transformen radicalmente su comportamiento en bien de España y no de ellos. Nadie puede entender desde el conjunto de la sociedad civil, que precisamente en los momentos más duros, especialmente por el paro, no haya grandes y muchos acuerdos nacionales, evitando la miopía y egoísmo. Nadie entiende que el chantaje nacionalista, que además incumple la ley, y ataca a quien ha legitimado su posición y responsabilidad a través de nuestra constitución, no sea atajado de raíz para dar ejemplo en el respeto y cumplimiento de la ley. Tampoco se entiende por qué no se utilizan todos los resortes-queriendo hacerlo, legislando y sin resquicios-,para dar toda la razón, visible, tangible y practica, y no sólo de palabra, a las víctimas del terrorismo; o por qué no se tiene la dignidad de al menos dimitir, ante tanto escándalo de corrupción ; por no decir el silencio cómplice de los partidos para no revisar las autonomías y acotar radicalmente su gasto y arbitrariedades, sin tener que ser todos los españoles quienes soporten y mantengan sus excesos, con más impuestos, para poder cumplir con el déficit que nos exige Europa.

 

¿Qué está pasando en España, la nación más antigua de Europa, ante los nefastos comportamientos, quiebra de confianza, y donde más que reformar hay que cumplir la constitución auto exigiéndoselo a los principales partidos? La grave crisis económica es una crisis de principios y valores, y lo mismo ocurre con la grave crisis en las instituciones y partidos, y atención, la probable mejora económica, jamás encubrirá la regeneración esencial de los principios. La sociedad esta perpleja y alarmada, aunque por fortuna es la única que en su mayoría silenciosa da ejemplo día a día. Merecemos tras el ejemplo que dimos con la transición, que la política recupere la dignidad y la verdad, y que se ejerza solo por personas que crean y actúen con principios éticos y honestos, anteponiendo sólo el interés general de España. Es imprescindible.

 

Numancia nos lego los valores de la libertad, el sacrificio, la resistencia y el honor de un pueblo. Ello forma parte de los valores constitutivos de la democracia europea, como se nos dijo en Bruselas. ¿Va a renunciar España a liderar esos principios que forman parte de la más profunda cultura europea, y que es la que ha de guiar la fuerza de la democracia ante los avatares y grandes convulsiones locales y globales a las que nos enfrentamos? Sir Winston Churchill, afirmo en el fragor de la Guerra Mundial, que había que anteponer la cultura, pues era la que salvaguardaba los principios por los que luchar. Sigamos el ejemplo de la historia, y ejerzamos una democracia inteligente y moderna, en bien de las presentes y futuras generaciones.

 

Amalio de Marichalar

Conde de Ripalda

Madrid, 10 de Abril de 2014




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com