CAMPAÑA ANTÁRTICA

Nueva misión a la Antártida toma el testigo para investigar el cambio climático

Nueva misión a la Antártida toma el testigo para investigar el cambio climático Foto: J. Cebollada- Los trece integrantes que formarán la dotación de la Base Antártica Española

Los trece militares españoles que viajaron a la Antártida para ofrecer apoyo logístico han pasado hoy el testigo en Zaragoza a los integrantes del Ejército de Tierra que les sucederán de diciembre a marzo durante la XXXII Campaña Antártica en la base Gabriel de Castilla, donde se investiga el cambio climático.

El Acuartelamiento San Fernando de Zaragoza ha reunido a los veintiséis componentes que forman el equipo entrante y saliente de la Campaña Antártica, que lleva realizándose desde 1988, con el fin de transmitir una serie de nociones y conocimientos, así como experiencias de esta misión de gran distancia.

De esta forma, esta “familia antártica”, como se llaman, ha empezado la preparación para afrontar el reto antártico, que supone estar a 13.000 kilómetros de España, a 1.000 km del lugar habitado más cercano y separados de Ushuaia, la ciudad argentina más austral, por el mar más peligroso que hay en el mundo, el mar de Hoces, donde deberán hacer una travesía de cuatro días para llegar a su destino, Isla Decepción.

Los trece integrantes que formarán la dotación de la Base Antártica Española del Ejército de Tierra se han concentrado en Zaragoza para iniciar la preparación y tener contacto con los miembros de la expedición anterior con el fin de adquirir una serie de nociones y conocimientos. Foto: Javier Cebollada

Según ha explicado el comandante Juan José Pereda, que será el jefe durante la expedición 2018-2019, la preparación de los trece componentes dura cinco meses y se centra, sobre todo, en los conocimientos relativos a la seguridad en los movimientos y embarcaciones, ya que son los que deberán desarrollar diariamente para transportar a los diferentes investigadores que se encuentran en la Base Antártica Española Gabriel de Castilla.

En condiciones cambiantes y climáticamente adversas

Estos conocimientos permitirán a los militares “dirigir a los investigadores y científicos y saber cómo actuar ante glaciares, nieve o peligros reales dado que las condiciones son cambiantes y climáticamente adversas”, ha dicho el jefe de la expedición.

Muchos de los trabajos científicos que se desarrollan en la Antártida está destinados a comprobar las consecuencias del cambio climático, ya que “se trata de un continente tan preservado que permite mostrar más fácilmente las consecuencias directas de la actividad humana sobre el medio ambiente”, ha apuntado Pereda.

En este sentido, estas investigaciones, que dependen del Comité Polar Español del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, ya han demostrado que los efectos del cambio climático son reales.

Según ha señalado la veterinaria Pilar Lisbona, que estuvo en la Antártida durante la expedición anterior, se ha constatado un cambio en el comportamiento de los pingüinos, las focas y los lobos marinos, que ahora tienen que hacer un camino más largo para encontrar alimento porque la reproducción del krill, su sustento principal, está disminuyendo.

Los ritmos de los hielos están cambiando por dinámicas de los mares 

Además, entre otros, también los ritmos de los hielos están cambiando por las dinámicas de los mares, lo que está provocando el deshielo en unas zonas y la formación de hielo en otras donde antes no se producía, ha indicado Pereda.

Por esta razón, Lisbona ha subrayado que el fin de la Campaña Antártica es “mejorar las condiciones en este territorio de cara al medio ambiente”, así como mantener la presencia física de España en cumplimiento a los acuerdos suscritos en el marco del Tratado Antártico y sus Protocolos, un pacto que establece que todas las investigaciones en la Antártida deben ser compartidas.

Integrantes que formarán la dotación de la Base Antártica Española del Ejército de Tierra  en contacto con los miembros de la expedición anterior con el fin de adquirir una serie de nociones y conocimientos. Foto: Javier Cebollada

Entre otras, el equipo humano que compone esta operación militar en el exterior debe mantener en adecuadas condiciones de uso las instalaciones, el material y el equipo de la base para el desarrollo de los trabajos de investigación y experimentación.

El comandante Pereda, después de haber visitado Isla Decepción durante diez días, ha sido el encargado de seleccionar entre unos 200 candidatos a los trece integrantes de la XXXII Campaña Antártica. La elección se ha basado en configurar un equipo polivalente, es decir, un grupo en el que “todos ellos sean capaces de ayudar al resto y de trabajar en otras áreas, no solo en su especialidad”, ha destacado.

Las principales áreas que forman el equipo son logística, sanidad, medio ambiente, movimientos y navegación, comunicaciones, motores, instalaciones y alimentación.
La base Gabriel de Castilla, junto al Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides y la base Juan Carlos I, constituyen las tres plataformas con las que España opera en la Antártida. EFEverde




Secciones:                    
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies