MAR MENOR

Una nueva catástrofe ecológica deja “más que moribundo” al Mar Menor

Aparecen peces muertos en playas del Mar Menor, en la zona de Villananitos y La Puntica, San Pedro del Pinatar, (Murcia), posiblemente por los efectos de la gota fría de hace un mes. EFE/Marcial Guillén Imagen de peces muertos en el Mar Menor

La aparición de miles de peces muertos en el Mar Menor confirma una nueva catástrofe ecológica, causada por la gran masa de agua dulce con sedimentos y restos orgánicos arrastrada por las recientes lluvias torrenciales que ha colapsado la vida marina dejándola sin oxígeno, según el investigador Jordi Camp.

El Mar Menor está “más que moribundo”, ha asegurado el investigador del Instituto de Ciencias del Mar, del CSIC, tras añadir que la laguna ha quedado “muy tocada”, aunque también ha dicho que era “obvio” que esto ocurriera tras el reciente episodio de gota fría.

El desastre ha propiciado “una especie de balsa de aceite” en la laguna con el agua dulce flotando sobre la salada e impidiendo el intercambio de oxigeno del fondo marino con la atmósfera, según el científico.

Por el contrario, los ecologistas culpan a un urbanismo desaforado y a la agricultura intensiva por los restos contaminantes que lleva al mar como causas del desastre que ha “colapsado” la laguna, como ha advertido a Efe Pedro García, portavoz de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE).

Culpar al episodio de gota fría o DANA como responsable de todo lo que ha pasado es “como mínimo, irresponsable además de una mentira”, ha añadido García, porque las recientes lluvias torrenciales lo único que han propiciado ha sido un aumento de un problema de varias décadas.

Según el experto “ad honorem” del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el agua dulce que ha llegado al Mar Menor de forma intempestiva tras las recientes inundaciones llevaba además sedimentos que contribuyen a tapizar el fondo y matan “de forma masiva” a los organismos.

El fatal desenlace estaba previsto debido a las fuertes lluvias pero no había grandes posibilidades de evitarlo dadas las condiciones de salinidad y geográficas de la laguna que apenas permiten descargar el exceso de agua al mar abierto, ha añadido.

El agua dulce, un “tapón” de oxígeno

Ha explicado que el agua dulce es más ligera que la salada y flota creando un sistema de dos capas que aísla a la masa inferior, a modo de “tapón”.

La vida marina se ha visto asimismo castigada por el aporte de materia orgánica procedente de las riadas con unos nutrientes que también consumen oxígeno y que al degradarse y descomponerse lo hacen aún más.

Una posible opción frente a estas situaciones sería la construcción de una especie de circunvalación en torno a la laguna aunque, a juicio. no habría sido suficiente en este caso para dar salida a tanta agua.

Para Pedro García, de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), el origen real de este grave episodio del Mar Menor es la “cantidad descomunal” de nitratos y otros productos derivados de una agricultura intensiva y “despiadada” que colapsan la laguna.

Ha advertido de que el escenario de la zona cero, que es la orilla del Mar Menor, “arroja millones de peces muertos, no miles”, entre ellas las anguilas, una especie de lento desarrollo que hace prever un desastre ecológico de esta especie.

Ha acusado a políticos regionales y estatales de “dejadez y de mirar hacia otro lado” en todo lo que concierne al Mar Menor, y ha insistido en que la soluciones hay que buscarlas y trabajarlas, porque, “el futuro inmediato no pinta en absoluto optimista”.EFEverde

Cinco claves para entender el amenazado ecosistema del Mar Menor

La Fiscalía del TSJ investigará la mortandad de peces en el Mar Menor

Otras noticias sobre el Mar Menor en EFEverde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com