MEDIO AMBIENTE

Una nueva normativa europea beneficia la conservación de especies carroñeras, según un estudio

  • Esta normativa supone, además, una importante herramienta para la reducción de los costes ambientales y económicos asociados al transporte de los cadáveres de ganado

Una nueva normativa europea beneficia la conservación de especies carroñeras, según un estudio Se producirá un incremento en la disponibilidad de alimento de 30.000 tn al año. EFE/Beldad

Efeverde.- Un estudio de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche concluye que la nueva normativa europea que permite a los ganaderos abandonar los cadáveres de ganado extensivo en determinadas áreas en el campo es un paso adelante en la conservación de las poblaciones de carroñeros.

Esta normativa supone, además, una importante herramienta para la reducción de los costes ambientales y económicos asociados al transporte de los cadáveres de ganado hasta las plantas de procesamiento, según esta investigación.

El trabajo de la UMH destaca que, con la conservación de los carroñeros, se favorece el mantenimiento de la biodiversidad, entre otros aspectos positivos, según un comunicado del instituto armado.

La investigación, titulada “Evaluación de la red de zonas de protección para la alimentación de los carroñeros en España: de la conservación de la biodiversidad al ahorro en la emisión de gases de efecto invernadero”, describe que, a pesar de la mejora, “aún existen aspectos que deben mejorar” para asegurar la conservación a largo plazo de las especies necrófagas.

La nueva legislación posibilita a los ganaderos, previa autorización, dejar los cadáveres de ganado en extensivo en las denominadas zonas de protección para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario (Zpaen).

33.000 toneladas de alimento para carroñeros

Según el estudio de la UMH, con la aplicación de esa normativa, se producirá un incremento en la disponibilidad de alimento para las especies carroñeras de hasta 33.474 toneladas al año.

Además, y gracias a la vuelta a los sistemas tradicionales y naturales de eliminación de los cadáveres de ganado por parte de los carroñeros, se podrían ahorrar 43.344 toneladas de CO2 de emisiones a la atmósfera al año.

Oso pardo en Proaza (Asturias). EFE J.L.CEREIJIDO

Oso pardo en Proaza (Asturias). EFE J.L.CEREIJIDO

Los investigadores sostienen que debería incluirse en las Zpaen la totalidad de las poblaciones de necrófagas de interés comunitario, como el alimoche águila imperial y el milano real -ambas especies en peligro de extinción-, así como el buitre negro y las áreas de distribución de ciertos carroñeros, como el lobo o el oso pardo, en peligro crítico de extinción.

Por otro lado, dado que los buitres son capaces de moverse cientos de kilómetros a diario a través de los diferentes límites administrativos, el estudio considera necesaria una gestión de las Zpaen a escala supra-autonómica.

Incluso señala que “sería aconsejable” una coordinación entre los países europeos que albergan poblaciones de buitres. Efeverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies