No queremos ser rehenes

Nerea Ramírez, coordinadora de Ecologistas en Acción para EFEverde.- Tras un devastador tifón asociado a las consecuencias del cambio climático y el último informe del IPCC, que advierte de que el aumento de la temperatura en 2100 se situará con toda probabilidad entre 1,5 y 4,5 ºC, llegamos al final de la Conferencia climática de la ONU en Varsovia. Ya contamos diecinueve cumbres y la frustración va en aumento. Lo positivo es que ya somos muchas las organizaciones de la sociedad civil que no nos callamos ni estamos dispuestas a ser rehenes de intereses particulares.

 Ecologistas en Acción planteó desde el comienzo que ésta sería la cumbre del secuestro del clima. Secuestro a manos de las grandes empresas energéticas, como las del carbón, por ejemplo, empeñadas en convencer de lo imposible: que se puede extraer y quemar carbón de forma limpia, que podemos seguir con un modelo energético basado en los combustibles fósiles sin alterar el clima. También secuestro a manos de los países del Norte, los grandes contaminadores como Canadá, Japón o Australia, que ya han anunciado que recortan sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y preparan nuevas inversiones en minería de carbón y extracción de petróleo.

Secuestro además porque se calculan un total de 500.000 millones de dólares anuales de ayuda a los combustibles fósiles anuales, 50 veces más que la ayuda para luchar contra el cambio climático. ¿Alguien lo entiende?

Mientras escribimos estas líneas se da a conocer que las organizaciones que representan a la sociedad civil y cuyo único interés es la defensa del planeta, han abandonado la Cumbre del Clima 2013 en señal de protesta. No hay tiempo que perder para poner encima de la mesa verdaderas medidas para disminuir las emisiones, algo que en Varsovia ha brillado por su ausencia. No podemos servir como comparsa de una conferencia donde las grandes empresas contaminantes marquen los temas y los tiempos.

España ha llegado a la Cumbre tras gastarse -es decir, sacar de nuestros bolsillos- más de 800 millones de euros para comprar derechos de emisión de CO2 entre 2008-2012. Eso nos ha convertido en el segundo país, tras Japón, que más créditos de carbono ha comprado a terceros. Entre 2012-13 el Gobierno gastó en esta medida aproximadamente 86,75 millones de euros. Y lo que queda por venir, la Agencia Europea de Medioambiente advirtió recientemente que España necesitará adquirir en el mercado grandes cantidades de créditos de emisión para cumplir con los objetivos marcados en Kioto: un diferencial del 13% entre lo que se tendría que haber reducido y las emisiones reales. El sinsentido es que, con el bajo precio de la tonelada de CO2, es más barato seguir contaminando y comprar “derechos de emisiones” en los mercados financieros que adoptar medidas para reducir emisiones contaminantes.

Como si viviéramos en el mundo al revés, esto sucede mientras el Gobierno español impulsa la reforma del sector eléctrico, para apoyar a las fósiles y nucleares, poniendo freno al desarrollo de las fuentes de energía limpias y renovables

“Somos un país responsable, también en la lucha contra el cambio climático”, ha dicho el ministro de Medio Ambiente español, Miguel Arias Cañete, en Varsovia. La Cumbre no sólo secuestra el clima, parece que también secuestra el significado de las palabras

No queremos ser rehenes y hace mucho que perdimos la ingenuidad climática. Por eso exigimos que se acabe la mentira de los mercados de carbono, que no hace sino prolongar el problema. Apostamos por medidas realmente eficaces, como la supresión gradual de los combustibles fósiles.

La organizaciones de la sociedad civil abandonan Varsovia, pero anunciando que “Volveremos”,  porque tenemos mucho que decir. Regresaremos cuando se hable de verdad de cambio climático, cuando la Conferencia de las Partes sea un verdadero espacio democrático donde tomar decisiones para el objetivo que fue creada. Y, entre tanto, seguiremos gritando alto y claro, desde otros espacios, que estamos ante una urgencia planetaria, que el cambio climático ya causa daños materiales y humanos.

Nerea Ramírez, coordinadora de Ecologistas en Acción .




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies