TORTUGA BOBA

Nacen las primeras 45 tortugas bobas de 2021 en las playas de Cataluña

Un ejemplar de tortuga boba. EFE/ Biel Aliño

Un total de 45 tortugas bobas han nacido esta semana en un nido en Calafell (Tarragona), las primeras de este año en las playas de Cataluña, según ha informado hoy el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat.

De las 45 crías, 34 han ido al mar y 11 se han llevado al Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM), ya que formarán parte de un programa de cría en cautividad durante un año.

La tortuga boba es una tortuga marina ampliamente distribuida, sobre todo por los mares y océanos tropicales y subtropicales; sin embargo, se encuentra amenazada y está catalogada como Vulnerable debido al declive de sus poblaciones.

El nido de Calafell se detectó hace 54 días, el 19 de junio, cuando unos jóvenes que estaban en la playa vieron a la tortuga y dieron aviso a la Policía Local.

Como se encontraba a una docena de metros del agua, en una zona con un claro riesgo de inundación en caso de lluvias fuertes, el nido fue retirado unos metros dentro de la misma playa, para asegurar su viabilidad.

Algunos huevos se trasladaron a incubadoras

El nido constaba de 146 huevos, de los cuales 85 se dejaron en la misma playa y 61 se trasladaron a las incubadoras del Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM) y del Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Cataluña (CRARC).

Durante estos casi 2 meses que ha durado la incubación, tanto el Ayuntamiento de Calafell como los voluntarios de diferentes entidades han velado para el nido saliera adelante.

Esta semana, 44 ejemplares han emergido de forma natural del nido y, una vez se ha hecho la exhumación, se ha encontrado una cría nacida que no había llegado a emerger, 38 huevos sin desarrollo aparente y 2 crías muertas dentro el huevo antes de eclosionar..

En un comunicado, la Generalitat destaca que las playas catalanas han batido este año el récord de nidos de tortuga boba (Caretta caretta), con cinco, localizados mayoritariamente en el litoral de las provincias de Tarragona, pero también en el de Barcelona.

“Así, Cataluña se establece como un punto caliente en el proceso de expansión de las zonas de cría de la especie, un fenómeno que está creciendo de forma muy significativa en el Mediterráneo occidental y que parece ligado al cambio climático y el sobrecalentamiento de las zonas tradicionales de reproducción”, asegura.

Además del nido encontrado en Calafell en junio, otros cuatro nidos de tortuga boba fueron hallados durante el mes de julio.

Dos en la playa del Serrallo, dentro del Parque Natural del Delta del Ebro; otro en la playa de la ciudad de en Tarragona y otro en una del municipio barcelonés de Arenys de Mar.

En el nido de Tarragona la puesta ha sido de 99 huevos, mientras que en el de Arenys de Mar se han contabilizado 142 y los del Delta del Ebro, 81 y 75 cada uno.

Como en el caso de Calafell, en el resto, una parte de la puesta se ha trasladado a las incubadoras del CRAM y del Zoo de Barcelona para su incubación.

Nidos monitorizados

Todos estos nidos se encuentran monitorizados y se ha instalado sensores de temperatura, que permiten predecir la fecha de eclosión.

También hay un dispositivo de voluntarios que los custodian y se espera que las eclosiones pendientes se produzcan a partir de finales de agosto o principios de septiembre, siempre en función de cómo evolucionen las temperaturas.

A partir del seguimiento de los huevos trasladados a las incubadoras se ha visto que la fertilidad del nido rondaba el 50 % y que de este 50 % de huevos que iniciaron su desarrollo, todos han eclosionado.

La mayoría de los animales nacidos en las incubadoras del CRAM y el CRARC se liberarán los próximos días. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com