BIODIVERSIDAD INSECTOS

Mundo ArtróPodo reivindica insectos y arácnidos, “los grandes olvidados”

Imagen de archivo de una Mantis religiosa, insecto mantodeo de la familia Mantidae.EFE/Carlos Ortega

Laia Mataix Gómez.- EFE.- Insectos y arácnidos constituyen el conjunto de seres vivos más grande del planeta y también se ven gravemente afectados por la pérdida de biodiversidad pero “no son un grupo atractivo en líneas generales” y pueden considerarse “los grandes olvidados por las administraciones” ha lamentado en una entrevista a Efe el director de la revista ‘Mundo ArtróPodo’, Germán Muñoz.

Su relevancia es “crucial” para la cadena trófica y el mantenimiento de la biodiversidad general en el planeta y aún así “por regla general, no se les suele tener muy en cuenta, ni entran en las políticas públicas como prioridad”, ha insistido, poniendo como ejemplo la figura de protección que promovió en su día la Asociación Española de Entomología, que nunca fue avalada por el Estado. 

Entomología por y para aficionados

insectos arácnidosEn un intento de paliar el olvido institucional y la inexistencia de un proyecto divulgativo público de entomología y aracnología en español, Muñoz lanzó en 2017 la revista digital ‘Mundo ArtróPodo’ que, según sus datos, cuenta con una media de 5.000 descargas y acaba de publicar su octavo número.

Autodefinida como “la primera revista española sobre entomología y aracnología hecha por y para aficionados”, la idea nació porque “me chocaba mucho ver que en los foros especializados de internet había tantos aficionados y contenido, pero ni una sola publicación en tono divulgativo en nuestro idioma”.

Con el objetivo de llegar al mayor número posible de personas, ‘Mundo ArtróPodo’ es una publicación de distribución libre y gratuita en internet, ya que cualquier interesado puede descargarla a través de su página web o su perfil de Facebook.

Muñoz precisa que “no se trata de una revista científica propiamente dicha, donde aparece el descubrimiento de nuevas especies, por ejemplo”, sino de un punto de encuentro para divulgar, desde un entorno y un rigor científicos, distintos artículos que “promueven el conocimiento y el respeto por este grupo de seres vivos”, además de “dar salida a la vocación científica del aficionado”. 

Ciencia ciudadana

Su director recuerda que tanto la entomología -el estudio de los insectos- como la aracnología -el estudio de los arácnidos, que incluye entre otras especies a los escorpiones o los ácaros, además de las arañas- son ramas de la zoología en cuyos estudios “tiene mucho recorrido la ciencia ciudadana”, por lo que el proyecto está abierto a la participación de cualquier persona interesada en la materia.

El recorrido de la revista incluye la publicación de entre dos y tres números por año, con una media de 9 artículos por número en cuya redacción participan expertos de todo el mundo.

Entre los mejor recibidos por los lectores figuran “Arañas peligrosas de la Península Ibérica” y la serie que, bajo el título genérico de “Introducción a”, describen un grupo concreto de insectos.

Superar la aracnofobia

Especialista en arañas, Muñoz se interesó en ellas, según reveló a Efe, “precisamente porque me daban miedo y no hay nada como conocerlas para darse cuenta de que ese miedo era totalmente infundado, un atavismo que se puede corregir”.

“Una araña no va a ir a por ti porque no te ve como un enemigo sino como un sustrato” o superficie sobre la que vive, ha indicado.

La sombra de una araña a través de una hoja. EPA/Matthias Hiekel/Archivo

La fobia generalizada hacia este grupo de animales está injustificada puesto que “son muy beneficiosos y necesarios para el ecosistema“, entre otras cosas porque devoran entre 400 y 800 millones de toneladas de insectos al año por lo que “si no hubiese arañas, literalmente nos comerían los insectos”.

Distintos estudios han alertado sobre el “acusado” descenso que sufren actualmente insectos y arácnidos, por lo que su protección, afirma Muñoz, “queda un poco a merced del ciudadano” y ahí surge de nuevo la importancia de la divulgación porque “todo radica en el conocimiento” y es necesario “proteger para conocer”. EFE

 




Secciones: