Las sanciones por vertidos a los ríos leoneses superan los 1,12 millones en 2019

AMBIENTE CONTAMINACIÓN

Las sanciones y multas por vertidos a los ríos leoneses superan los 1,12 millones en 2019

Las sanciones y multas por vertidos a los ríos leoneses superan los 1,12 millones en 2019 Vista del río Bernesga tras la crecida a su paso por León, diciembre de 2019. EFE//J.Casares/Archivo

Los expedientes sancionadores por vertidos a los ríos se han disparado casi un 45 por ciento en la provincia de León al pasar de los 29 con los que cerró 2018 a los 42 con los que concluyó 2019, con 1.126.660,85 euros frente a los 111.998,95 euros de un año antes, es decir, diez veces más.

Según los datos facilitados a Efe por los diferentes organismos de cuenca, la confederación hidrográfica que más territorio provincial ocupa, la del Duero (CHD), con casi tres cuartas partes de la superficie, cursó en 2019 un total de 26 sanciones administrativas por valor de 106.189,43 euros (frente a las 14 de un año antes), de las que una quincena recayeron sobre ayuntamientos y administraciones públicas

Sanciones por vertidos a los ríos 

La CHD, que en la provincia de León recoge tres importantes cursos como son el Esla (al que vierten los ríos Porma, Curueño, Torío y Bernesga), el Órbigo (resultado de la fusión del Luna y del Omaña) y el Cea, sancionó asimismo a diez empresas y un particular.

Entre los municipios sancionados el año pasado por la CHD figura Soto de la Vega con tres sanciones, que ya salía en la lista negra en 2018.

En este sentido, la nueva Estación de Tratamiento de Agua Potable (Etap) de Oteruelo de la Vega, tras una inversión superior al millón de euros, poner fin a los problemas de contaminación de nitritos que venía sufriendo en determinadas épocas el abastecimiento Soto.

También resulto sancionado -en dos ocasiones en 2019, dos en 2018 y tres en 2017- Riego de la Vega. En este sentido, la Asociación ‘Plataforma Gestión Residuos’, que nació para denunciar la gestión del CTR de San Román, ya ha puesto el acento en la contaminación de las aguas del caudal que corre por el molino de Toralino de la Vega. En este caso, los vertidos proceden del polígono industrial de Riego.

Vertidos y falta de depuradoras en León

La CHD, caracterizada por el elevado número de pequeños núcleos rurales, aislados y dispersos, ya cifraba a finales de 2016 en unas 300 las depuradoras pendientes de construcción en la provincia para cumplir con las exigencias de la Unión Europea.

En Cea, donde se han incoado dos expedientes en 2019 y otro en 2018, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) se vio obligado a investigar en primavera un vertido de aguas residuales en el cauce del río a su paso por la localidad tras detectarse un fuerte olor a gasóil y manchas aparentemente de combustible.

Asimismo, varias personas grabaron cómo se vertían aguas contaminadas sin control sobre el río Esla diez kilómetros río abajo de Cistierna, localidad que en 2019 acumuló dos sanciones por este motivo.

De igual modo, la CHD denunció un vertido ilegal de masa forestal en el río Bernesga, en plena Reserva de la Biosfera, tras requerir al Ayuntamiento de Pola de Gordón que lo retirara y sin haber obtenido el resultado necesario. Por ello, recibió dos multas.

Por su parte, los vertidos al Sil -que cuenta con afluentes como el Burbia, el Boeza o el Cabrera y se revela como el eje vertebrador de la comarca de El Bierzo- se han mantenido casi en los mismos términos (de 15 a 16), según los datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil.

Multas a ayuntamientos, empresas y varias entidades

No obstante, el importe de las multas impuestas por este organismo a ayuntamientos (1), empresas (14) y otras entidades públicas (1) alcanzó en 2019 los 1.020.471,42 euros frente a los 33.886,60 de un año antes al haber impuesto el Consejo de Ministros una sanción por una infracción muy grave por vertidos procedentes del pozo Casares.

Y lo hizo tras evaluar unos daños al dominio público hidráulico que se valoran en función de la afección producida. Es decir, toxicidad de los contaminantes del vertido, tiempo de exposición del medio al vertido y caudal del medio receptor, entre otros factores.

Entre los municipios sancionados en más de dos ocasiones aparecen Bembibre, Benuza, Encinedo, Igüeña y Ponferrada.

Finalmente, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, que se ocupa de los enclaves del Norte (valles de Valdeón y Sajambre, drenados por el Sella y Cares), no ha impuesto desde 2017 ninguna multa.

Falta de sanemiento de los ríos 

El saneamiento de los ríos ha pasado a ser motivo de enfrentamiento entre los ayuntamientos que, aquejados por deudas, se ocupan poco de poner remedio a los reiterados vertidos de aguas residuales y fecales, y los organismos de cuenca, que castigan de forma reiterada a las administraciones locales pero apenas invierten en mejoras que eviten futuros vertidos.

Es una función de inspección que los regidores ven recaudatoria, un calificativo que las confederaciones del Duero, Miño-Sil y Cantábrico, con sedes en Valladolid, Orense y Oviedo respectivamente, no comparten. EFEverde

Te puede interesar:

El cambio climático agrava el acceso a agua y saneamiento en todo el mundo

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com