OCÉANOS LITERATURA

‘Mujeres de los Mares’: 20 referentes del puzzle de la conservación marina

mujeres mares Shannon Swanson, aventurera del National Geographic. Imagen cedida por Ana Alemany. EFE/

Con el denominador común del respeto y el amor por el medio marino, las historias de veinte ‘Mujeres de los Mares’ “completan un puzzle que proporciona una visión amplia de los ecosistemas más desconocidos del planeta y pueden servir de referente para nuestras niñas”.

De hecho, su autora, Ana Alemany, tenía programadas antes del confinamiento diversas charlas y presentaciones en colegios “con objeto de que la paleoclimatología, los hope spots o los microplásticos pudieran dar sentido a la orientación profesional de algunos chicos y chicas”.

“Que este libro tuviera sólo como protagonistas a mujeres, el área de igualdad de muchos colegios lo veían como algo muy positivo y recomendable para su lectura en el ámbito escolar, siempre desde un punto de vista integrador”, explica en una entrevista con Efe.

Conservacionistas, científicas, deportistas, arqueólogas o pescadoras, todas “lucharon por preservar unos océanos cada vez más degradados y son un escaparate donde fijarse las niñas de hoy para orientar sus vidas hacia caminos que, tal vez, no sabían siquiera que existían”, subraya la autora.

mujeres mares

Pescadora de la Comunidad Haenyeo (Corea). Imagen cedida por Ana Alemany. EFE/

Mujeres de los mares

‘Mujeres de los Mares’ (Ediciones de Viento) repasa los vínculos que todas ellas tuvieron desde sus respectivos campos con los océanos, “los grandes desconocidos pese a ser fuente de vida, de oxígeno, de alimentos y el mayor sumidero de CO2 de la naturaleza (…) incluso se sabe más de la superficie de la Luna”.

Ilustrado con fotografías a color de sus protagonistas, “algunas muy impactantes”, el libro repasa la historia de mujeres como Eugenie Clark, pionera en el uso de equipo autónomo y experta ictióloga; la Comunidad Haenyeo, Patrimonio Cultural de la Humanidad por lo que representan sus técnicas de pesca, o la ONG Washed Ashore, pionera en el reciclado de plásticos que transforma en grandes esculturas.

En él incluye a “la gran leyenda viva -y activa- del conservacionismo, Sylvia Earle, quien nos enseñó que el conocimiento es clave para el cuidado y con el cuidado hay esperanzas de que podamos hacer las paces con la naturaleza”, o a la regatista española Theresa Zabel, quien, tras su retirada, creó la Fundación Ecomar “para educar y concienciar en el cuidado de los océanos”, explica la autora.

El puzzle de la conservación

El criterio para seleccionar a estas 20 mujeres “ha sido su heterogeneidad y que formaran parte de un puzzle que, al completarlo, proporciona un conocimiento mucho más amplio de los mares (…) todas son conscientes de que la acción del hombre deja marcas y la mayoría de sus iniciativas van encaminadas a defender de esas marcas a la fauna y el hábitat”.

mujeres mares

Blue Latitudes y Amber Jackson y Emily Callahan. Imagen cedida por Ana Alemany. EFE/

Ana Alemany, autora del libro “Mujeres de los Mares”, de Ediciones del Viento.

mujeres mares

Sara Purca, Premio Nacional de Perú en 2018 “Por las Mujeres en la Ciencia”. Imagen cedida por Ana Alemany. EFE/

Así, la autora subraya el papel de Ana Mª García Cegarra, impulsora en Chile de una ONG de avistamiento de cetáceos sostenible en la costa de Mejillones; Covadonga Orejas, centrada en el estudio de una fauna “muy peculiar”, los corales de profundidad; Carlota Escutia, paleoclimatóloga, una de las mayores expertas en la Antártida, el “laboratorio natural” del planeta, o Shannon Swanson, aventurera del National Geographic.

Y hace “mención especial” a las Haenyeo (mujeres del mar, en coreano), recolectoras de mariscos y productos marinos en la isla de Jeju, cuya cultura y técnica de buceo fueron declaradas como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 2016, ya que “ellas se imponen su propia veda para permitir la regeneración de las especies y de su hábitat”.

Lecciones de ecología

mujeres mares

Angela Pozzi, de la ONG Washed Ashore, junto a una de las esculturas realizadas a partir de plásticos extraídos del mar. Imagen cedida por Ana Alemany. EFE/

Para Ana Alemany, de todas estas mujeres “se puede extraer la lección de que cada acción individual cuenta” y por ello, “hay que concienciar a la ciudadanía y pedir a los gobiernos que adopten medidas para que la degradación de los océanos no aumente a este ritmo tan alarmante”.

Recuerda que algunas de las acciones de sus protagonistas han inspirado medidas en este sentido, como las investigaciones de Ángeles Alvariño a instancias de la National Oceanic and Atmospheric Administration, presidida durante dos años por la propia Silvia Earle, o el trabajo de Sara Purca, que actualmente estudia la presencia de microplásticos en las playas de Perú.

“Si lográramos controlar el cambio climático, la pesca indiscriminada y la contaminación, la salud de nuestros mares mejoraría”, señala la autora, cuyo libro (www.edicionesdelviento.com) arranca con una cita de Karen Blixen, la escritora de Memorias de África: “La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas o el mar”. EFEverde




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid