EMBALSES GESTIÓN

Expediente de Miteco a hidroeléctricas por embalses de Duero, Tajo y Miño-Sil

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán (2I), en la reunión. EFE/Miriam A. Montesinos

Zamora, 19 ago (EFE).- El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) ha abierto expedientes informativos a las empresas que gestionan embalses de las cuencas hidrográficas del Duero, del Tajo y del Miño-Sil por el aprovechamiento hidroeléctrico realizado en esos pantanos.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha anunciado la apertura de expedientes a través de las confederaciones hidrográficas tras una reunión con alcaldes de municipios afectados por el vaciado del embalse de Ricobayo (Zamora), donde se ha iniciado uno de los expedientes informativos para determinar si la eléctrica ha excedido los límites de desembalse para turbinación que le están permitidos y si hay o no mala praxis.

Si se comprueba mala praxis, se le abriría un expediente sancionador con las sanciones económicas preceptivas, destacan desde el Ministerio.

Morán ha detallado que en esas tres demarcaciones hidrográficas hay embalses en los que se han producido unos niveles de explotación “por encima de lo que sería recomendable en estas fechas”

Al margen del resultad de los expedientes, el secretario de Estado ha reprochado que, tanto en Ricobayo como en embalses de otras demarcaciones también vaciados de forma drástica este verano por las empresas concesionarias en un momento de altos precios de la electricidad, “se ha superado lo que el sentido común recomienda en el uso de un recurso público tan sensible como es el agua”.

Embalse de Ricobayo sobre el río Esla (Zamora). EFE/Mariam A. Montesinos

 

En el caso de Ricobayo, donde el nivel ha pasado del 95 al 11 % de su capacidad en cuatro meses y los desembalses han sido especialmente acusados en junio y julio, coincidiendo con los precios máximos de la electricidad, Morán ha indicado no sólo se debe valorar si se han sobrepasado o no los límites de la concesión.

Más allá de ello, en concesiones con décadas de antigüedad, como es el caso de ese embalse que data de los años treinta del siglo pasado, hay que ver “si se ha superado lo que el sentido común recomienda a la hora de hacer frente a la gestión de un recurso público tan sensible como es el agua”.

El secretario de Estado de Medio Ambiente ha avanzado que también hay casos en los que se ha abierto expediente, no por explotación hidroeléctrica, sino por otros usos, y ha recordado que todos los años suelen producirse en estas fechas “situaciones de respuestas inadecuadas frente a la presión que supone la escasez”.

El anuncio de Morán se ha producido después de que la semana pasada la vicepresidenta tercera del Gobierno y titular del Miteco, Teresa Ribera, contactara con Iberdrola por la drástica reducción de agua en los embalses de Ricobayo (Zamora) y Valdecañas (Cáceres) y se declarara “escandalizada ante lo que estaba viendo”.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, a quien los alcaldes de la zona han expuesto que con el brusco vaciado se han desertizado más de 5.000 hectáreas y la cota ha bajado casi cuarenta metros, el equivalente a un edificio de trece plantas, ha admitido que su reivindicación es “justa” y canaliza el “sentimiento de agravio” de los vecinos.

Ha recordado que no se trata de una situación exclusiva de ese embalse zamorano, ya que se ha dado en otros en las últimas semanas como “consecuencia de la puesta en marcha de regímenes de producción eléctrica por encima de lo que son habituales en estas fechas”, algo que “probablemente” se debe a la situación del mercado energético.

“Si se constata que hubiera una mala praxis” en la gestión del embalse, para lo que ya se ha abierto un expediente informativo, se pondrá en marcha “el mecanismo sancionador correspondiente y las sanciones a las que pudiese haber lugar”, ha advertido.

Morán ha admitido que las condiciones de algunas concesiones hidroeléctricas se fijaron cuando no era tan visible el impacto del cambio climático, por lo que se adaptarán a la nueva situación en los nuevos planes de cuencas que están actualmente en exposición pública y se aprobarán a mediados de 2022.

Se trata de unas “herramientas normativas jurídicas” que serán “suficientemente sólidas” para que no se repitan situaciones como la de Ricobayo y otras similares.

Hasta entonces, el Miteco se ha comprometido a dar instrucciones para limitar la capacidad de aprovechamiento de las concesiones.

Sobre la posibilidad de recuperar la gestión pública de ese y otros embalses, Morán ha indicado que el Estado realiza actualmente el rescate de las concesiones “viables” como es el caso de las de tres embalses de la cuenca del Duero, por lo que “no es una figura novedosa”.




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com