RECINTOS ZOOLÓGICOS

Miquel Trepat: “Los zoos son imprescindibles al ser reservorios genéticos”

  • La evolución de los zoos tiene que continuar en cuatro direcciones: “Conservación, investigación, educación y sensibilización”, afirma

Miquel Trepat: Una garza real en la zona de cría del zoo de Barcelona. EFE/Toni Garriga

EFEverde.- El presidente de la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios (AIZA) y de la Fundación Zoo de Barcelona, Miquel Trepat, defiende que los zoos no pueden desaparecer, como reclaman algunas entidades ecologistas, porque son "reservorios genéticos" que garantizan la continuidad de especies amenazadas.

En una entrevista con Efe, Trepat afirma que la sociedad ya no entiende los zoológicos cómo en el siglo XIX y XX y han dejado de ser un simple escaparate de animales exóticos para entretenimiento público para convertirse en centros pedagógicos, de investigación y de cría en cautividad para preservar especies amenazadas.

Trepat explica que la evolución de los zoos tiene que continuar en cuatro direcciones: “Conservación, investigación, educación y sensibilización”.

“Los zoos son un reflejo de la comunidad que los acoge”, señala el que fue director durante los últimos siete años del zoo de Barcelona, una instalación que tiene 123 años de vida.

Miquel Trepat aboga por un cambio de concepción en los zoos que implica que “los animales estén en las mejores condiciones y que sus instalaciones recreen sus hábitats naturales, que tengan agua, vegetación, elementos de enriquecimiento de conductas naturales e incluso puntos de intimidad para refugiarse de las miradas del público cuando deseen estar solos”, ha añadido.

Oso hormiguero gigante en el zoo de Barcelona para su reproducción.

Oso hormiguero gigante en el zoo de Barcelona para su reproducción. EFE/ Toni Garriga

Para conseguir culminar este cambio, el presidente de AIZA reconoce que es necesario seguir invirtiendo en renovar instalaciones.

En el Zoo de Barcelona, por ejemplo, actualmente el 15% del recinto está en obras, se está construyendo una réplica de la sabana africana que acogerá leones, jirafas y elefantes y ha reformado muchas instalaciones con la intención de modernizar el recinto.

Renovar instalaciones y becas de investigación

Trepat ha impulsado la Fundación Zoo de Barcelona, que cada año financia con becas investigaciones científicas y proyectos de conservación de fauna amenazada.

“Hay vida en el zoo más allá de lo que el público ve”, ha comentado Trepat al referirse a los programas de cría en cautividad coordinados entre los diferentes zoológicos de Europa con el fin de preservar especies e incluso llegar a reintroducirlas en lugares de donde han desaparecido o están en regresión.

“La sensibilización sobre la importancia de cuidar a los animales y la biodiversidad” es otra función que Trepat ve esencial de los zoos, que “tampoco tienen que perder la capacidad de emocionar”.

Una gacela dorca que se reproducen en el zoo de Barcelona para reintroducirlas en Senegal.

Una gacela dorca, especie que se reproduce en el zoo de Barcelona para reintroducirlas en Senegal. EFE/Toni Garriga

Los zoos ya no se nutren con animales capturados, sino con los criados en cautividad que se intercambian para aparearlos sin riesgos de consanguineidad de acuerdo con un protocolo europeo.

El presidente de Aiza, una organización que nació en 1988 y que agrupa a 44 zoológicos y acuarios de España y Portugal, ha subrayado que “en general, la sociedad vive alejada de la naturaleza y le es difícil comprender el frágil equilibrio de la biosfera”. “La pérdida de hábitats o la desaparición de especies quedan lejos del mundo urbanizado”.

Por eso, Trepat destaca que los zoos y acuarios son un escaparate por el que pasan 700 millones de visitantes cada año en todo el mundo, más de 10 millones en España.

Los zoos, según Trepat, también tienen la misión de explicar fenómenos como el cambio climático, la desertización o la relación entre seres vivos, y establecer “una sólida conexión con el mundo universitario y académico y con las organizaciones no gubernamentales vinculadas a la conservación”.

Fruto de esta política de conservación de especies, en el Zoo de Barcelona ha nacido recientemente dos gorilas, nieta y biznieta de “Copito de Nieve”, una cebra, un buitre, dos chajás y dos impalas, todas especies en peligro de extinción.

El Zoo de Barcelona ha contribuido últimamente a reintroducir gacelas dorcas en Senegal y acoge una pareja de oso hormiguero gigante, muy amenazado en Argentina, para reproducirlo en colaboración con el Zoo Florencio Varela de Buenos Aires.

Esta instalación cuenta actualmente con más de 2.200 animales de 319 especies, casi todas amenazadas en diferentes grados. EFEverde

 

 

 




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies