MEDIO AMBIENTE

Ecologistas en Acción lamenta el permiso concedido a Geoalcali

Pantano de Yesa. EFE/Jesús Diges/ARCHIVO

Ecologistas en Acción lamenta que el Gobierno central haya otorgado a Geoalcali la concesión minera para poner en marcha el proyecto Mina Muga ya que “sigue presentando deficiencias importantes” y puede tener “consecuencias medioambientales y de seguridad”.

Autorización para el proyecto Mina Muga 

La empresa Geoalcali ha informado este lunes de que su proyecto Mina Muga, situado entre Navarra y Aragón, cuenta ya con el permiso de explotación del Gobierno central y de ambas comunidades, lo que permite el desarrollo de la que se anuncia como la primera mina de potasa del mundo sin residuos en superficie.

Con la obtención del permiso de explotación, recuerda en un comunicado el colectivo ecologista, se cierra un proceso de más de cinco años “en el que a la empresa se le ha permitido sorprendentemente corregir y modificar el proyecto original en varias ocasiones” cuando “debería haber sido rechazado ya en sus inicios por sus gravísimas deficiencias técnicas”.

Unas deficiencias que en su opinión “aún hoy quedan sin resolver” y como ejemplo cita “los problemas de hundimientos de las galerías o de la sismicidad inducida”.

“Solamente nos queda esperar que Geoalcali no encuentre el dinero para poner en marcha la obra o que no encuentre comprador para el proyecto”, añade Ecologistas en Acción.

Y subraya que a lo largo de este proceso “se ha hablado de la falta de capacidad técnica de la empresa, de su falta de recursos suficientes o del carácter especulativo de la operación” pero Geoalcali “ha ido superando todos los escollos, tratando desde el principio de vender su imagen de la mejor manera”.

Proyectos insostenibles

En este sentido destaca que la Fundación Geoalcali ha “colaborado” con ayuntamientos de la zona, centros escolares, medios de comunicación o importantes asociaciones ornitológicas “tratando de blanquear medioambientalmente su imagen” y ya en 2019 obtuvo una declaración de impacto ambiental favorable y ahora finalmente la concesión minera.

Precisa al respecto que Geoalcali “se ha ganado los apoyos por ejemplo del Ayuntamiento de Sangüesa y también de Gobierno de Navarra, que están llenando la Comarca de proyectos totalmente insostenibles, contaminantes y con claras consecuencias sobre la seguridad”.

Ahora, augura, Mina Muga generará problemas por el “gran consumo de agua” que necesitará, la “gran cantidad de residuos” que generará y que la empresa dice van a ser reutilizados para rellenar las galerías, la “posible afección” a la falla de Loiti y al cercano embalse de Yesa, y el “terrible aumento” del tráfico pesado por carretera para el transporte de los materiales.

“Más allá de estos grandes problemas, este mega proyecto minero nos aleja de las soluciones necesarias ante la emergencia climática o ante el final de algunos materiales y recursos”, asevera Ecologistas en Acción, que critica que los gobiernos de Aragón, Navarra y España apuesten “por proyectos totalmente desarrollistas que benefician principalmente a las grandes empresas y tienen graves consecuencias para las personas y para el medio ambiente”.

CHA reclama la paralización del proyecto

La secretaria general de CHA, Isabel Lasobras, lamenta la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de conceder el permiso para la puesta en marcha del proyecto Mina Muga, que se ubicará en los municipios de Undués de Lerda (Zaragoza) y Sangüesa (Navarra), toda vez que ha reclamado nuevamente su paralización.

En un comunicado, Lasobras insiste en que se trata de un proyecto “insostenible”, que no cuenta todavía con las licencias municipales pertinentes y anuncia la presentación de una iniciativa en el Senado a través de Carles Mulet, senador de Compromís, para reclamar al Gobierno de España que dé explicaciones sobre esta decisión.

CHA ha asumido como partido todas las argumentaciones formuladas por la Plataforma en contra de las Minas de Potasa de la Bal d’Onsella y la Sierra del Perdón, recuerda.

En agosto de 2020, durante el periodo de exposición pública, CHA presentó sendas alegaciones para “reiniciar la tramitación ambiental del mismo, suspender la aprobación de la resolución del Plan de Restauración, aprovechar la tramitación de alguna parte del proyecto para realizar una evaluación conjunta, una evaluación externa del proyecto completo, elaborar una evaluación ambiental estratégica del conjunto, no relegar a tramitaciones mineras aspectos ambientales, aumentar los canales de participación pública, realizar una nueva declaración de impacto ambiental y una resolución negativa del proyecto de restauración”, recuerda. EFEverde

 

 

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com