CAMBIO CLIMÁTICO

Mientras América Latina adopta la agricultura sostenible adaptada al clima, urge que los negociadores climáticos, en Perú, hagan lo mismo

  • Los investigadores analizaron décadas de datos sobre el clima y la producción de arroz en Colombia para entender por qué vienen reduciéndose los rendimientos

Mientras América Latina adopta la agricultura sostenible adaptada al clima, urge que los negociadores climáticos, en Perú, hagan lo mismo Archivo EFE

Dra. Ana María Loboguerrero Rodríguez.-  Expertos en clima de todo el mundo se reúnen por estos dás en Lima, Perú, para mantener debates internacionales sobre un objetivo impreciso pero esencial: la preparación de un compromiso exigible para el 2015 que reducirá significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo y que alentará los esfuerzos de adaptación a los cambios en temperatura y precipitaciones que ya están en curso.

Dra. Ana María Loboguerrero Rodríguez.-  Expertos en clima de todo el mundo se reúnen por estos dás en Lima, Perú, para mantener debates internacionales sobre un objetivo impreciso pero esencial: la preparación de un compromiso exigible para el 2015 que reducirá significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo y que alentará los esfuerzos de adaptación a los cambios en temperatura y precipitaciones que ya están en curso.

Pero, entre todos los importantes diálogos acerca del establecimiento de “objetivos de emisiones”, el aseguramiento de las contribuciones para un “Fondo Mundial del Clima” y el establecimiento de “mecanismos de cumplimiento”, hay un área que, lamentablemente, recibirá muy poca atención.

El 20º encuentro de la “Conferencia de las Partes” (COP 20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) hará muy pocas menciones a la palabra “agricultura”. Esta es una importante omisión, porque es difícil imaginar algún otro sector distinto de la agricultura que ocupe un lugar destacado al mismo tiempo como causante y víctima del cambio climático.

Desde el carbón liberado durante la limpieza y arado de la tierra para cultivo, pasando por el óxido nitroso asociado a los fertilizantes, hasta el metano generado por el ganado, las actividades agrícolas representan actualmente entre el 19 y el 29 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Al mismo tiempo, el cambio climático se cierne como una amenaza de primer orden para la agricultura porque altera las condiciones de cultivo en formas que pueden causar un dramático descenso en la producción de alimentos.

Esta es la razón por la cual muchos de los que buscamos un perfil más alto para la agricultura en los debates sobre el clima nos sentimos afortunados de que este encuentro se realice en América Latina. Tal vez más que en cualquier otra región del mundo, los latinoamericanos están adoptando un nuevo enfoque sobre la producción de alimentos que intenta simultáneamente incrementar los rendimientos, mejorar la resiliencia de los productores frente al cambio climático y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Este enfoque se conoce como “agricultura sostenible adaptada al clima” (climate-smart agriculture en inglés).

Es fácil comprender por qué los latinoamericanos se preocupan por la interacción entre la agricultura y el cambio climático. De hecho, se puede encontrar un buen ejemplo haciendo solo un corto vuelo desde las mesas de negociación en Lima hasta el Valle Sagrado de los Incas en Perú, donde el ascenso de las temperaturas está amenazando la mayor diversidad de papa del mundo.

Mientras tanto, más al norte en América Central, tres países latinoamericanos -Guatemala, Honduras y Costa Rica- han declarado emergencias nacionales ya que el cambio climático ha acelerado la propagación de un hongo conocido como roya del café, que está diezmando su producción. También la producción de cacao y banano en la región está enfrentando las amenazas inducidas por el clima.

Muchos países en América Latina están respondiendo a los desafíos con iniciativas sostenibles adaptadas al clima que ayudan a los productores a adaptarse al cambio climático mientras que al mismo tiempo mitigan su contribución al problema.

Por ejemplo, en el Perú se está realizando un nuevo esfuerzo para proteger la producción de papas y su diversidad, reduciendo al mismo tiempo las emisiones relacionadas con la agricultura. Entre otras cosas, se está renovando el interés por los antiguos sistemas de terrazas de cultivo que se siguen utilizando alrededor de áreas como Machu Picchu, que permiten que papas y otros cultivos sean cultivados a elevadas alturas mientras se previene la erosión y se mejora la salud del suelo.

En Nicaragua, el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), miembro del Consorcio CGIAR, ha trabajado conjuntamente con funcionarios del gobierno, actores del sector privado, productores y grupos de la sociedad civil para desarrollar una respuesta “sostenible y adaptada al clima” a los problemas de la producción de café y cacao. Por ejemplo, en áreas que pronto podrían tornarse muy cálidas para soportar el cultivo del café, los productores podrán cambiar a la producción de cacao, una alternativa “sostenible y adaptada al clima” frente a la simple relocalización del café a mayores alturas, donde podría amenazar fágiles regiones boscosas.

En Guatemala, el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) está trabajando estrechamente con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación para priorizar las prácticas agrícolas sostenibles adaptadas al clima. Los resultados sugieren que las inversiones en silvicultura -en la que se plantan árboles para proporcionar beneficios a la agricultura tales como el mejoramiento de la salud del suelo- deberían ser una alta prioridad.

Mientras tanto, en Colombia, los científicos están trabajando con funcionarios gubernamentales, asociaciones de productores e institutos de investigación para hacer de la agricultura “sostenible adaptada al clima” un pilar de la estrategia nacional colombiana para el clima. El enfoque es claro en sus esfuerzos para ayudar a que los productores identifiquen cuándo plantar, qué plantar y cómo plantar en un clima cada vez más variable e impredecible.

Por ejemplo,. El trabajo descubrió correlaciones previamente desconocidas entre las temperaturas y el cultivo del arroz que les permitieron a los científicos predecir las condiciones para la temporada de cultivos del 2014. La Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz) utilizó estas observaciones para hacer recomendaciones directamente a los productores, previniendo masivas pérdidas de cultivos. La investigación además fue ganadora del Desafío Climático Big Data de las Naciones Unidas.

El Ministerio también está haciendo esfuerzos para reducir la huella climática de la agricultura a través de la promoción de los sistemas silvopastoriles, en los cuales se agregan árboles al paisaje de manera que mejore la vegetación y se reduzca la erosión del suelo. Estos sistemas contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% respecto de los sistemas de pastoreo tradicionales.

Sería apropiado, ya que se reúnen en una región que entiende profundamente la conexión entre cambio climático y agricultura, que los negociadores climáticos finalmente incluyan a los productores en el debate.

Deberían, por lo menos, abrir la puerta para que la agricultura sea incluida en el acuerdo sobre el clima, cuya ratificación se espera para el próximo año en una cumbre climática potencialmente histórica en París. Los productores en América Latina y en todo el mundo están adoptando el potencial de la agricultura sostenible adaptada al clima, ahora están invitando a los negociadores de las Naciones Unidas a hacer lo mismo.

La Dra. Ana María Loboguerrero Rodríguez es líder Regional del Programa de investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) en América Latina




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies