MEDIOAMBIENTE ZIFIOS

El miedo a las orcas hace que los zifios sincronicen su buceo

orca palabras Fotografía de archivo de una orca. EFE /Emilio López

El miedo a ser capturados por las orcas hace que los grupos de zifios extremen la sincronización durante el buceo, un comportamiento que no se ha observado en otros cetáceos de buceo profundo.

A esta conclusión ha llegado un equipo internacional liderado por la investigadora Ramón y Cajal de la Universidad de La Laguna Natacha Aguilar de Soto, que ha publicado este jueves en la revista Scientific Reports, de la editorial científica Nature, el artículo titulado “El miedo a las orcas conduce a la extrema sincronización del buceo de los zifios”.

Los zifios son una familia de cetáceos que se parecen a grandes delfines y son conocidos porque baten récords de buceo, con inmersiones de hasta tres kilómetros de profundidad y dos horas y media de duración, informa la Universidad de La Laguna en un comunicado.

Los investigadores utilizaron dispositivos de marcaje DTAG adheridos al lomo de los zifios con ventosas, que registran la profundidad de los buceos, los movimientos de los zifios y los sonidos que emiten para cazar y comunicarse.

La colocación de las marcas es difícil porque los zifios pasan de media menos de tres minutos en superficie entre buceos, pero en tres ocasiones se pudieron colocar dos marcas en animales del mismo grupo social: en El Hierro, la menor y más tropical de las Islas Canarias, en el Mar de Liguria (Mediterráneo), y en Azores.

Se observó que los zifios coordinan sus buceos en un 99%, así como el tiempo en el que emiten sonidos de ecolocalización para buscar a sus presas.

Los zifios solo emiten sonidos en profundidad

Es más, a pesar de esta fuerte cohesión social, los zifios solo emiten sonidos en profundidad, y están en silencio en aguas más someras donde podrían ser atacados por las orcas.

Las orcas solo cazan mamíferos cerca de superficie porque necesitan respirar frecuentemente para esta caza tan energética.

Los zifios tienen que vocalizar obligatoriamente en sus buceos de alimentación para buscar presas con ecolocalización en la oscuridad de las aguas profundas.

Comienzan a emitir chasquidos de a una media de 450 metros de profundidad, se separan para buscar alimento independientemente y se reúnen de nuevo al final del buceo, iniciando a los 750 metros de profundidad un ascenso lento y en silencio.

Un comportamiento sin sentido energético

“Lo más enigmático es que este ascenso no es directo a superficie por la vía más corta, en vertical, sino que los zifios suben en diagonal, lo que alarga el ascenso en un 30%, a pesar de que los zifios ya deberían estar ansiosos por llegar a superficie para respirar”, declara Mark Johnson, el ingeniero de la escocesa Universidad de St. Andrews que diseñó los dispositivos DTAG del estudio.

“Este comportamiento no tiene sentido energético, pero es clave para evitar los ataques de las orcas” afirma Peter Madsen, catedrático de la Universidad de Aarhus en Dinamarca y coautor del estudio. EFEverde

 




Secciones: