Mejorar el aislamiento de las fachadas reduce un 57% la pérdida de calor

TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Mejorar el aislamiento de las fachadas reduce un 57 % la pérdida de calor, según estudio

Mejorar el aislamiento de las fachadas reduce un 57 % la pérdida de calor, según estudio Fachada de un edificio rehabilitado de forma energética en Madrid. EFE/ WWF / Archivo

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han avalado que la instalación de sistemas de aislamiento térmico exterior en las fachadas de los edificios reduce un 57% la pérdida de energía de las viviendas respecto a su estado original.

El estudio, realizado por ingenieros de la Escuela de Edificación de la UPM en un edificio situado en el sur de Madrid, ha consistido en controlar las temperaturas de la superficie antes y después de la renovación del inmueble con sistemas de aislamiento térmico exterior (SATE), indica la universidad en una nota.

En España, más de la mitad de la energía consumida en viviendas procede de la calefacción. Este alto consumo, unido al volumen de viviendas construidas antes de aprobarse la primera normativa térmica, hace “necesaria la renovación y maximización de la eficiencia energética de los edificios” para alcanzar los objetivos de ahorro energético de la Unión Europea.

Actualmente, uno de los métodos más utilizados en rehabilitación consiste en aislar por el exterior, lo que combina “la mejora estética y funcional de los edificios” sin reducir el espacio interior de las viviendas.

Este método, además de resolver problemas técnicos como puentes térmicos o condensaciones en las viviendas, “es poco o nada invasivo en su colocación. Varios estudios de simulación estiman que el ahorro energético de una vivienda aislada por el exterior, en climas como Madrid, supone hasta un 18% de mejora”.

Para ello, los investigadores hicieron una comparativa entre las fachadas norte y sur de la vivienda, desde el interior y el exterior, antes y después de la rehabilitación, calculando el flujo de calor por metro cuadrado de fachada.

Los datos obtenidos indican que con el sistema SATE se reduce un 57% la pérdida de energía, con mayor unificación de temperaturas dentro de la misma vivienda, reduciendo la diferencia entre las temperaturas del norte y del sur en un 66%.

Mantenimiento temperatura interior

El sistema añade tres capas exteriores sobre la fachada preexistente: una de poliestireno expandido, otra de mortero de agarre y malla antiálcali, más el acabado final exterior.

El sistema SATE ayuda a que “las temperaturas superficiales interiores sean más independientes de las exteriores. Su colocación como método de rehabilitación influye positivamente en el mantenimiento de las temperaturas interiores ayudando a optimizar el consumo energético”, concluye la investigadora Sheila Varela. EFEverde




Secciones: