MEDIOAMBIENTE FESTIVALES

Pasarlo bien en un festival de verano y preservar el medioambiente es posible

  • Estas concentraciones conllevan problemas como el suministro de agua, la gestión de los residuos, la adecuación de los recintos de acampada, los peligros de incendio o el abuso de los espacios protegidos, lo que ha provocado problemas y denuncias.

Pasarlo bien en un festival de verano y preservar el medioambiente es posible Asistentes al el Festival Internacional de Benicàssim (FIB). EFE/Domenech Castelló/Archivo

EFEverde.- La asistencia masiva de espectadores a los festivales culturales y musicales de verano puede generar graves consecuencias para el medioambiente, problema que algunos promotores afrontan firmando convenios con empresas especializadas en reciclaje y sostenibilidad.

En España se organiza más de medio centenar de festivales musicales durante la época estival a los que, sólo durante 2015, asistieron más de tres millones de personas según el portal especializado de venta de entradas www.ticketea.com.

La mayoría de ellos se desarrollan en espacios abiertos para disfrutar de las temperaturas estivales y el entorno natural, generalmente en zonas con playas próximas.

Sin embargo, estas concentraciones conllevan problemas como el suministro de agua, la gestión de los residuos, la adecuación de los recintos de acampada, los peligros de incendio o el abuso de los espacios protegidos, lo que ha provocado problemas y denuncias.

Festival Cabo de Plata de Barbate (Cádiz)

Un ejemplo reciente se produjo del 1 al 3 de julio con el Festival de música Cabo de Plata en Barbate (Cádiz), que acogió a más de 30.000 personas en un municipio cuya población habitual apenas supera las 20.000.

La Junta de Andalucía lo consideró ilegal, notificando la apertura de expedientes sancionadores a los promotores por utilizar espacios de la Zona de Servidumbre de Protección de Costas y al Ayuntamiento por las obras en un camino dentro de espacios públicos sin autorización, al no cumplir con la normativa antiincendios justo en la época del año en la que existe mayor riesgo de fuego.

Además, Ecologistas en Acción denunció la acampada del festival, calificada de “clandestina” por las autoridades autonómicas, por su instalación junto al Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate, en una polémica en la que llegó a intervenir la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz.

El alcalde de Barbate, Miguel Molina (PA) se defendió recordando que tanto los terrenos como las competencias eran municipales, explicando los beneficios económicos por el consumo de los visitantes y quejándose del “miedo” que a su juicio “meten las instituciones” de forma injustificada.

Acuerdos con organizaciones medioambientales

Para curarse en salud, los promotores de otros certámenes veteranos llegan a acuerdos con organizaciones medioambientales, como el Festival Internacional de Benicasim (FIB) que se celebra habitualmente a mediados de julio y dispone de un convenio con Ecoembes, la organización sin ánimo de lucro dedicada a recuperación de envases en toda España.

Además, los promotores impulsaron la plantación de más de 450 árboles de especies autóctonas -moreras y melias- en la zona de acampada e incentivaron el transporte colectivo, la compra de productos sostenibles y el uso responsable del agua.

En la Comunidad Valenciana se celebra también, hasta el próximo 7 de agosto, el Arenal Sound en Burriana, donde los promotores han firmado, además de con Ecoembes, con Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro que gestiona los envases de vidrio, para mantener la limpieza tanto en los recintos de los conciertos como en los campings Arenal y Malvarrosa, al mismo tiempo que conciencian a los “sounders” en temas de reciclaje.

Plantemos para el Planeta

Este certamen musical se ha convertido en el primero que colabora en la iniciativa mundial “Plantemos para el Planeta”, organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que en España ha permitido ya sumar durante los últimos dos años apoyos suficientes para la plantación de 47 millones de árboles, además de comprometer la plantación de 140 millones más.

Uno de los últimos festivales en llegar al escenario pero también de los más activos en pro del medioambiente es BioRitme, celebrado junto al pantano de Sau en la comarca catalana de Osona, cuyo “pilar fundamental es la ecología en todo su amplio espectro” según sus promotores.

La música se alternará allí entre el 25 y el 28 de agosto con actividades de bioconstrucción, energías renovables, talleres, turismo rural e incluso un mercado biológico. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies