CHILE ANTÁRTICA

Medio siglo del Instituto Antártico Chileno lo sitúa en vanguardia científica

Medio siglo del Instituto Antártico Chileno lo sitúa en vanguardia científica

E Instituto Antártico Chileno l INACH nació 10 de septiembre de 1963 gracias a dos artículos que fueron encajados a última hora dentro de una ley orgánica que regulaba todo el Ministerio de Relaciones Exteriores, del cual sigue dependiendo en la actualidad.

El presidente de aquella época, Jorge Alessandri no tenía un gran entusiasmo por la Antártica. De hecho, fue el único que no visitó ese continente. Pero su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Martínez Sotomayor, comprendió la importancia de contar con un organismo encargado de la investigación polar.

Eran momentos de preocupación política en la Cancillería, entonces volcada en la defensa y proyección de la soberanía antártica de Chile. Por ello se consideró que la labor científica debía tener autonomía respecto de las aspiraciones territoriales.

“Esto quedó aún más de manifiesto cuando en diciembre de 1959 Chile firmó el Tratado Antártico y se le dio a la ciencia un papel preponderante en el quehacer en el continente polar”, recuerda el embajador Óscar Pinochet de la Barra, quien dirigió el INACH de 1991 a 2003.

En 1979 el INACH fue facultado para organizar expediciones, emprender directamente trabajos de investigación científica y mantener bases propias en la Antártica.
Las infinitas posibilidades de la exploración antártica han hecho que la investigación científica del continente blanco sea hoy una de las principales apuestas estratégicas de Chile.

Con la aspiración de convertirse en la puerta de entrada mundial al Polo Sur (este año 18 países accedieron a la Antártica desde la ciudad austral de Punta Arenas), Chile lleva a cabo expediciones científicas desde 1947.
En la 49ª Expedición Científica Antártica, que duró desde noviembre de 2012 hasta marzo pasado, hubo un inédito aumento de investigadores chilenos, que pasaron de los 65 de la temporada anterior a 120, mientras que el número de proyectos se elevó a 58.

Ha sido la campaña más numerosa que ha realizado Chile en la Antártica. Los proyectos han aumentado seis veces en los últimos cinco años”, subraya el director del INACH, José Retamales, quien se muestra muy satisfecho del nivel que ha adquirido la investigación antártica en el país.

Medio centenar de expediciones al continente blanco llevadas a cabo desde 1947 sitúan actualmente a Chile en la vanguardia de la ciencia antártica.
De los veinte países que actualmente desarrollan programas antárticos, sólo Chile y el Reino Unido disponen de estaciones, aeródromos, buques y aviones a disposición de los científicos.
Además de una mayor presencia de Chile en los foros científicos internacionales, el numero de artículos publicados por sus investigadores en revistas de prestigio es el mismo que el de los británicos.
Chile ha destinado este año cinco millones de dólares al Programa Científico Antártico Nacional, una cifra 50 veces superior al presupuesto de hace una década, destaca Retamales, el primer científico que dirige la institución.
Otro indicador del creciente interés de Chile por la exploración del continente blanco es la firma de convenios de cooperación con países que está considerados potencias de la investigación antártica, como es el caso de Brasil, Reino Unido, Bélgica, Polonia y Japón.

Además, para fomentar la afición por la exploración del “continente helado” entre los estudiantes, el Instituto Antártico Chileno lleva a cabo todos los años una feria escolar cuyos ganadores participan después en la expedición científica.

La Antártica es una clara opción de desarrollo para el país, asegura Marcelo Lepe, jefe del departamento científico del INACH, quien cita como ejemplo el descubrimiento de moléculas que pueden servir para combatir enfermedades como el cáncer o sustancias que reducen el impacto de la contaminación en el planeta.
Desde que suscribió el Tratado Antártico, Chile mantiene congelada su reclamación territorial y se ha volcado completamente por mostrar su interés científico en el continente helado.
Este año, el país acogió el VII Congreso Latinoamericano de Ciencia Antártica, cuya organización corrió a cargo del INACH. El simposio sirvió de tribuna a la comunidad científica para potenciar la colaboración multidisciplinaria y multinacional en el continente más cercano a la Antártica, Sudamérica. EFE




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies