ECONOMÍA CIRCULAR

Materiales de pesca reciclados se usarán para fabricación de cesta y carros de la compra

Cada cesta o carro Oceanis evita que 1,5 metros de cuerda acaben en el mar (2) Imagen cedida por Araven. EFE

El reciclaje de plásticos de los aparejos de pesca, una de las principales causas de la contaminación en el océano, servirá a la firma aragonesa Araven para la fabricación de cestas y carros de la compra, acción puesta en marcha con el fin de preservar los mares.

Con cada cesta de su nueva colección, Araven evitará que 1,5 metros de cuerda terminen en el mar y la reducción de un 20 % de gases de efecto invernadero en el proceso de fabricación, según un comunicado de la empresa.

Economía circular

Esta nueva gama de productos responde a la apuesta por la economía circular iniciada en 2010, al compromiso ambiental y social asumido por la empresa y en línea con la Agenda 2030 de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, según la empresa.

Los pesqueros pierden o abandonan en los océanos cada año 640.000 toneladas de redes y cuerdas, que suponen el 27 % de la basura en los océanos y que causan grandes daños en la fauna marina, según datos de Greenpeace.

Cada cesta o carro de la nueva colección denominada Oceanis se fabrica con un 25 % de plástico reciclado a partir de redes y cuerdas de pesca, que en su origen están elaboradas con polipropileno.

El proceso empieza con la compra a empresas especializadas en los diferentes puertos europeos de granza de plástico, que se obtiene de las redes estropeadas y convertidas en materia prima.

Los productos finales tienen un color verde agua, el mismo color que las redes, con el que la empresa busca reducir los residuos de la pesca en el océano.

Residuos plásticos

Araven, empresa afincada en Villanueva de Gállego (Zaragoza), donará parte de los beneficios a la onegé internacional “Plactic Change”, una organización de referencia en Europa centrada en el esfuerzo de reducir y gestionar adecuadamente los residuos plásticos, como uno de las principales causas de contaminación en el océano.

Las redes fantasma son un problema a largo plazo porque su material tarda en torno a 600 años en degradarse. Según Greenpeace, en algunas áreas del océano, los sedales suponen hasta el 85 % del total de la basura acumulada.

Según datos de la ONU, cada año llegan al océano entre ocho y trece millones de toneladas de plástico, lo que equivale a un camión de basura cada minuto, que causan unos daños estimados en más de 7.100 millones de euros. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com