CORONAVIRUS ANIMALES

Las mascotas también padecen el confinamiento

Imagen de un perro asomándose al exterior desde su casa durante el confinamiento. EFE/ Nic Bothma

Rafael Peña.- EFEverde.- El confinamiento decretado por el estado de alarma no sólo está influyendo en las personas que lo están padeciendo en nuestro país sino también en las mascotas -sobre todo perros y gatos- que se han visto obligados a aceptar un cambio en su rutina diaria.

Por esta circunstancia, el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Ceuta, en colaboración con la Consejería de Sanidad de la Ciudad, ha elaborado un documento con consejos para los propietarios de mascotas para prevenir “en la medida de lo posible” los efectos del cambio de hábitos provocado por el confinamiento sobre estos animales y evitar problemas posteriores.

Rutina y previsibilidad

En estos días es fundamental para las mascotas intentar mantener una rutina dentro del confinamiento para prevenir el estrés, donde “la previsibilidad y la capacidad de control” se convierten en herramientas fundamentales.

Para ello, los expertos advierten que si tienes que convivir 24 horas con tus niños, tus perros y tus gatos y no puedes salir a la calle, estas estrategias “se hacen aún más importantes para evitar volverte loco”.

La rutina puede facilitarse si se elaboran cuadros de tareas diarios para llevar a cabo la familia con sus animales. “Ojo, estas tareas tienen que ser consecuentes con lo que puedas abarcar ya que de otra manera experimentarás la frustración cuando no se cumplan”, ha advertido.

La previsibilidad tiene lugar cuando uno sabe lo que va a ocurrir en cada momento y por ello los cuadros de tareas son importantes en este sentido.

Para los perros y gatos lo mejor es “avisarles” en cada momento con una palabra o señal de lo que va a pasar: “a jugar”, “a entrenar”, “a pasear”, “caricias”, “fin de la interacción”. Así estarán más tranquilos en los ratos intermedios y no necesitarán demandar estas actividades.

El control se trata de la capacidad de influir en los resultados de las propias acciones e implica la elección antes de hacer algo. Puedes darles a tu perro o a tu gato la capacidad de poder elegir lo que quieren hacer entre varias cosas o si quieren hacer algo o no en un momento determinado.

Para los gatos, esto puede ser el poder subir o bajar de una torre o entrar o salir de una caja. Para los perros puede tratarse de decidir si quiere o no que lo acaricies o si prefiere traer la pelota o morderla, así como el tiempo que quiere dedicarle a una actividad.

Trastornos

Los expertos también advierten que se pueden producir trastornos relacionados con la separación en los perros ya que van a pasar mucho tiempo acompañados en los próximos días “y debido a eso, en el futuro puede tolerar mal la separación cuando regreses a la vida normal”.

Para evitarlo, y durante estos días, se pide asegurarse de que el perro disfruta con frecuencia de ratos positivos que no tengan que ver con la compañía humana como fomentar el uso de juguetes rellenables de comida en otra habitación o poner sus raciones de alimento en una habitación a solas.

Además, hay que ir a felicitarle cuando voluntariamente se vaya a otra habitación, o se coloque lejos y se entretenga solo.

En el caso de los gatos se pide evitar el estrés por alterarse su rutina mediante el fomento de “su conducta exploratoria y la posibilidad de esconderse si lo necesitan, zonas donde esconderse y donde no se les moleste, aumentar el tiempo y la calidad de juego, el uso de juguetes interactivos alimentarios o puzles donde tienen que pensar cómo poder sacar la comida, comederos inteligentes para usar las patas y evitar el castigo, la tensión y los gritos”.

Relaciones

El Colegio de Veterinarios también precisa que es posible que dada la situación actual se den situaciones “incómodas y de riesgo” entre perros, gatos y niños.

Y para evitarlo se pide no dejarles nunca solos sin supervisión, proporcionar un espacio donde el animal pueda permanecer sin ser molestado y asegurar que pueda disponer de momentos de tranquilidad en él así como respetar a la mascota para evitar conflictos innecesarios”, entre otros.

En relación a la habituación a las mascarillas u otras prendas de protección con las que los perros y gatos no estén familiarizados se recomienda para evitar una reacción indeseada por miedo o desconocimiento a estos nuevos elementos practicar un proceso de aprendizaje por habituación presentando estos objetos de forma gradual y no invasiva.

“Si además los asocias con premios y estímulos positivos mientras los presentas, conseguirás que la emoción sea muy positiva al verlos. Como no disponemos de muchas y las pocas que hay son necesarias, puedes utilizar para los ejercicios un pañuelo de tela o de papel colocado sobre la boca”, han detallado.

Finalmente, se advierte que hay veterinarios realizando labores de inspección sanitaria y de sanidad animal para garantizar la seguridad de los alimentos que se compran a diario y asegurar el cuidado, protección y bienestar de todos los animales domésticos en este periodo “tan complicado” que estamos viviendo.

Y es que queda claro que las mascotas también padecen el confinamiento. EFEverde

Te puede interesar:

Mascotas: confidentes y transmisoras de felicidad durante el confinamiento

Besar o no besar a las mascotas, el dilema se reaviva con COVID-19

 

 




Secciones: