CAMBIO CLIMÁTICO / COP20

Mas de la mitad del carbono de la Amazonía está en peligro

  • La protección del carbono de los territorios indígenas y áreas protegidas es crucial para la estabilidad del clima global

  • Los autores del informe hallaron que cerca del 20 % de los bosques tropicales de la Amazonía se encuentran amenazados por la extracción legal e ilegal de madera

Mas de la mitad del carbono de la Amazonía está en peligro Archivo EFEverde

Lima (EFEverde).- El 55 % del carbono de la Amazonía, contenido en territorios indígenas y áreas protegidas, está en riesgo por efecto de la tala ilegal, la minería, las represas y los proyectos agrícolas, según un estudio difundido hoy en Lima en el marco de la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP20).

El trabajo “Carbono en los bosques de la Amazonía: El poco reconocido papel de los territorios indígenas y las áreas naturales protegidas”, que ha sido elaborado en colaboración entre científicos, indígenas, organismos amazónicos y expertos en políticas públicas, será publicado en la revista científica Carbon Management.

La investigación establece relaciones entre datos espaciales sobre densidad de carbono de superficie y territorios indígenas y áreas naturales protegidas, al tiempo que determina los riesgos actuales e inmediatos que enfrenta la Amazonía de nueve países suramericanos.

Señala que el incumplimiento de los derechos territoriales indígenas es otro factor que pone en peligro a los bosques de países tropicales que participan en la conferencia mundial del clima.

El estudio indica que la protección del carbono de los territorios indígenas y áreas protegidas es crucial para la estabilidad del clima global, la identidad cultural de los pobladores y la salud de sus ecosistemas.

“Vemos, por ejemplo, que los territorios de los pueblos indígenas de la Amazonía almacenan cerca de un tercio del carbono de superficie de la región, en una extensión un poco menor a una tercera parte del área”, declaró el científico Wayne Walker, del Centro de Investigación Woods Hole (WHRC).

Walker agregó que “esto es más que el carbono contenido en los bosques ricos en carbono de otros países tropicales, incluyendo Indonesia y la República Democrática del Congo”.

, la construcción de nuevas carreteras y represas y la expansión de la agricultura comercial y de las industrias minera y petrolera.

“Nunca antes hemos estado bajo tanta presión, lo demuestra el estudio”, declaró Edwin Vásquez, coautor y presidente de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA).

Vásquez dijo que ahora tienen evidencias que demuestran “que allí donde los derechos son fuertes, los bosques están en pie”, algo que informarán a los gobiernos “para que fortalezcan el papel y los derechos de los pueblos indígenas de los bosques”.

El estudio combina mediciones satelitales de contenido de biomasa con registros obtenidos en campo y una base de datos sobre los límites de los territorios indígenas y áreas protegidas.

Los autores indicaron que la Amazonía comprende 2.344 territorios indígenas y 610 áreas naturales protegidas, distribuidas en nueve países, comprendidas por “áreas excepcionales” en diversidad biológica, cultural y lingüística.

“Esto significa que el reconocimiento internacional y la inversión en territorios indígenas y áreas protegidas son esenciales para asegurar que estas continúen contribuyendo a mantener la estabilidad global del clima”, señaló Richard Chase Smith, integrante del Instituto del Bien Común de Perú.

“Si se implementaran todos los proyectos de desarrollo económico actualmente previstos para la Amazonía, la región se convertiría en una gigantesca sabana, con islas de bosques” declaró Beto Ricardo, del Instituto
Socioambiental (ISA) de Brasil. “Una importante proporción de los territorios indígenas y áreas protegidas se encuentra en situación de riesgo, con consecuencias potencialmente desastrosas, incluyendo el 40% de los
territorios indígenas, el 30% de las áreas naturales protegidas y el 24% que corresponde a ambas categorías,  por tratarse de áreas de superposición”.

El estudio concluye que mantener la estabilidad de la atmósfera y los servicios ambientales y sociales que proveen los bosques amazónicos dependerá a corto plazo de que los gobiernos adopten políticas que aseguren la integridad ecológica de los territorios indígenas y las áreas naturales protegidas.

“La solución es reconocer los derechos de los pueblos indígenas sobre territorios que no han sido aún reconocidos oficialmente y aclarar los conflictos territoriales que afectan a las áreas naturales protegidas frente a intereses privados”, expresó el experto en políticas sobre bosques tropicales Steve Schwartzman, del Fondo de Defensa Ambiental (EDF). EFE

dub/iu




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies