Más ahorro y menos contaminación gracias al termostato inteligente de GreenMomit

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Más ahorro y menos contaminación gracias al termostato inteligente de GreenMomit

Más ahorro y menos contaminación gracias al termostato inteligente de GreenMomit Una de las pantallas personalizadas de Momit Smart Thermostat. EFE/GreenMomit

Green Momit, grupo de jóvenes profesionales unidos por su interés en desarrollar productos que mejoren el bienestar de los hogares, su economía y el medio natural, ha creado el dispositivo inteligente Momit Smart Thermostat, capaz de reducir un 30 % el consumo energético y la contaminación que genera.

“Tanto la industria como el consumidor entienden el ahorro energético como una consecuencia del ahorro de dinero; nosotros lo vemos al revés” ha afirmado a EfeVerde el director ejecutivo, y co-fundador de este grupo, Miguel Sánchez, quien señala que lo que “nos importa son las emisiones de Co2”.

En este sentido, la aportación ecológica del dispositivo es equivalente a la que generan en un año varias decenas de árboles, “imagínate el cálculo, puesto que hemos vendido ya más de 1.500 unidades…” ha celebrado Sánchez.

Aún así, si la economía es la gran preocupación, “se debe tener en cuenta que donde realmente se puede ahorrar es en los malos hábitos más comunes”, ha asegurado el inventor. “A nosotros no nos importa cuánto consumes, sino de qué manera lo estás consumiendo”.

Pero muchas veces “somos demasiado despistados”, ha admitido, “por eso nos llamamos Green Momit – similar a madre verde- porque la mayor eficiencia energética en mi casa era mi madre, siempre apagando las luces detrás de mi; ahora el dispositivo se encarga de eso”.

Un termostato que “aprende”

Así, el termostato inteligente, que funciona conectado al wifi, cuenta con un sensor que reduce el uso excesivo de energía cuando te encuentras ausente e incluso apaga automáticamente la calefacción.

Otro sensor de luz permite saber si es de día o de noche e igualmente monitoriza la temperatura del hogar y elabora estadísticas que pueden consultarse en un indicador visual.

Éste refleja cuándo se están produciendo ahorros y de qué manera, para orientar al usuario en sus costumbres que, por otro lado, pueden ser registradas y “aprendidas” por el aparato.

Parte del equipo GreenMomit, con el director ejecutivo, y co-fundador de este grupo, Miguel Sánchez, en el centro de la fotografía. EFE/GreenMomit

Parte del equipo GreenMomit, con el director ejecutivo, y co-fundador de este grupo, Miguel Sánchez, en el centro de la fotografía. EFE/GreenMomit

“En vez de que el usuario se adapte al dispositivo es éste el que se adapta a la persona… es el aparato quien debe leer nuestro manual de instrucciones”, ha resumido. “Si, por ejemplo, te levantas tres días seguidos a una hora distinta y subes manualmente la temperatura a esas horas, el dispositivo entiende que es un nuevo hábito y modifica sus tiempos de activación”.

Durante el periodo vacacional Momit Smart Thermostat “aparcará temporalmente todo lo aprendido”, ha especificado el empresario.

Sin embargo, una de las novedades que más interesa al comprador es la geolocalización a través del teléfono inteligente, así “ya no existirá el problema de salir de casa y no recordar si te has dejado la luz encendida, porque el termostato sabrá si estás a mucha distancia y la apagará al entender que te has marchado”.

De la misma manera, “si has dejado la calefacción programada y encuentras un atasco, ya estás malgastando energía, pero si el dispositivo sabe que no has llegado o vas a tardar, no existe este problema”, ha asegurado.

“Puedes invitar a todas las personas a través del smartphone de manera que se sepa también su geolocalización y se modifique la temperatura según vayan llegando a la casa”, ha dicho.

Aplicación móvil para el control del termostato inteligente. EFE/GreenMomit

Aplicación móvil para el control del termostato inteligente. EFE/GreenMomit

En “menos de un año el cliente habrá recuperado la inversión” generada por el cambio de termostato, que actualmente se vende a través de internet con un precio de 249’95 euros – algo más en tiendas de electrónica de consumo-.

Por otro lado, “aunque casi todos somos ingenieros, contamos en nuestro equipo con un arquitecto o una licenciada en Bellas Artes, ya que el diseño y la estética también son importantes: minimalista, sin botones ni ruedas, moderna y personalizable” gracias a seis tipos distintos de pantallas.

Un producto galardonado

El invento ya ha conseguido el reconocimiento de varias entidades como Lebweb Paris, Emprendedores de La Caixa, UNIR, IESE, ha ganado el concurso Telefónica/Wayra y ha ganado el Programa Mundial de Emprendedores de IBM, Smart Camp.

También se han interesado por él más de una decena de países europeos y empresas como Bricor, Ferroli o Leroy Merlin.

“Los fabricantes de calderas son de los más interesados, porque si saben cómo interacciona el cliente con su máquina pueden ahorrarse mucho dinero en el proceso de producción creando algo más parecido a lo que quiere el consumidor”, ha admitido el cofundador, quien ha asegurado además que el grupo sacará próximamente al mercado más productos ecológicos de este tipo. EFE




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com