AGUA ESTRATEGIA

Margallo reivindica “la diplomacia del agua”

Margallo reivindica

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo ha afirmado hoy que "la diplomacia del agua" ocupará "buena parte" de las agendas de los países de ambas orillas del Mediterráneo, debido a la escasez del agua y a su desigual distribución.

En su intervención durante la segunda jornada de la Cumbre del Agua que Casa Mediterráneo celebra en Valencia, el ministro ha asegurado que éste es un tema “importante, candente y conflictivo“.

García-Margallo ha reivindicado el agua como “el elemento más importante para el desarrollo económico“, así como desde el punto de vista de la “solidaridad interterritorial” y ha advertido de queno hay referencia alguna al precio del agua“.

Hoy día, más de 2.800 millones de habitantes del planeta no tienen acceso (o lo tienen difícil) al agua potable y entre 6 y 8 millones mueren cada año por esta causa, mientras que 10 países acumulan el 60 % de las reservas hídricas mundiales, ha denunciado el ministro, para quien el agua será en los próximos años “un factor de conflicto importante“.

El ministro ha reivindicado este recurso como “factor de paz, sostenibilidad y desarrollo“, y ha abogado por una “diplomacia del agua” que, a su juicio, debe ejercerse desde las Naciones Unidas.

Durante su intervención, el ministro también ha reivindicado la “enorme” importancia que tuvo la tradición morisca en la distribución del agua y la aportación de esta comunidad, expulsada de España en 1609, tanto a la historia de España en general, como a la del agua en particular.

García-Margallo ha recordado que el Ministerio está haciendo “un enorme esfuerzo” para recuperar “la memoria histórica, la buena memoria histórica“, y ha puesto como ejemplo el próximo reconocimiento de la nacionalidad a los sefarditas.

Al igual que se está recuperando “la aportación de los sefarditas en la cultura española, debemos recuperar la aportación de los moriscos“, ha asegurado.

No olviden que España era Hispania para los romanos, Al-Andalus para los árabes y Sefarad para los judíos, y las tres cosas es una y la misma y eso es la buena memoria“, ha defendido el ministro.

Sobre si los moriscos podrían también obtener la nacionalidad española, ha dicho que es “un problema técnico a discutir” que no pude resolverse “en un cuarto de hora“, pero ha manifestado que “honrar la memoria de los moriscos” como parte de la herencia y tradición españolas le parece “importante“.

En el acto también ha intervenido el ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra, quien ha valorado la colaboración entre ambos países en materia hídrica y ha considerado que una estrategia común sobre agua permitirá promover la paz, la seguridad y los derechos humanos.

Lamamra se ha mostrado orgulloso tanto de los trasvases como de los proyectos de desalinización puestos en marcha en su país con la colaboración de España y ha asegurado que en esta estrategia común deben tener cabida las preocupaciones de todos los gobiernos, tanto del norte como del sur.

La directora de Casa Mediterráneo, Almudena Muñoz, también ha intervenido en el debate para calificar como algo “crucial desplegar la diplomacia preventiva“,  a fin de evitar que los problemas del agua se conviertan en “fuente de preocupación“. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com