AVES MIGRATORIAS

El marcaje de milanos reales revela sus migraciones y zonas de invernada

Un milano real sobrevuela la finca Casa Eulogio, en Rivas-Vaciamadrid. EFE/Manu Moncada

Manu Moncada.- El marcaje y seguimiento mediante GPS de un grupo de milanos reales ha desvelado el comportamiento de estas rapaces durante la época reproductora, invernada y movimientos posreproductivos en España, donde está considerada en Peligro de Extinción.

Así se desprende de la monografía sobre la migración y ecología espacial de esta especie, presentada este miércoles por SEO/BirdLife a partir del trabajo desarrollado por el departamento de ciencias ambientales y recursos naturales de la Universidad de Alicante, dirigido por el doctor en ciencias biológicas, Vicente Urios.

Milano real

Según SEO/Birdlife, el milano real (milvus milvus) es una rapaz de mediano tamaño que cría principalmente en Europa, donde se encuentra el 95 % de su población mundial, cifrada entre 24.000 y 31.900 parejas.

Los milanos reales han sido declarados en Peligro de Extinción, según el Catálogo Español de Especies Amenazadas, con una población reproductora de 2.312 parejas, y una población invernante europea de 50.297, lo que convierte a España en su país de invernada predilecto, aunque sus efectivos han disminuido un 31 % en los últimos 20 años en España.

Urios ha destacado que tanto la población reproductora de milano real, como la invernante, muestran una “enorme variabilidad de comportamiento” en sus diferentes etapas de la vida, algo que “hasta ahora, no se había descrito”.

Gracias a la gran cantidad de datos recopilados mediante el marcaje con GPS de 138 ejemplares entre 2009 y 2020, se ha descubierto que “las hembras permanecen más tiempo cerca de los nidos y son fieles a las zonas de invernada”.

Movimientos y ecología espacial

Hay especies muy especializadas que hacen siempre el mismo viaje” pero, en cambio, en el caso del milano real “se podría hacer una monografía de cada ejemplar”, porque “el reto fue encontrar patrones comunes”, ha señalado Uríos.

Entre los hallazgos del estudio, destacan las migraciones posnupciales, ya que “después de reproducirse, solo se van las hembras”, mientras que los machos “se quedan en los territorios en los que se han emparejado”.

En cuanto a la dispersión juvenil del milano real, los ejemplares jóvenes “vagabundean” por diversas zonas de la Península, porque “están explorando un territorio desconocido para ellos”, aunque conforme crecen “se ciñen más a su territorio”.

Urios ha subrayado que “sería interesante proteger estas áreas para mejorar las estrategias de conservación de la especie” y paliar la “mortalidad juvenil” de estas rapaces, principalmente relacionada con el «uso de veneno«.

El experto de la Universidad de Alicante ha señalado que la migración de otoño o posnupcial, “es mucho mas lenta y tiene mas paradas que la de la de primavera o nupcial”, ya que “los juveniles son más lentos y no tienen prisa por reproducirse”.

Respecto a su ecología espacial durante el periodo invernal, el estudio ha revelado que los ejemplares europeos que llegan a la Península “escogen la mitad norte para pasar el invierno«, aunque «algunos cambian de área de invernada durante la estación fría y los inmaduros usan áreas más grandes”.

Programa Migra

La monografía sobre el milano real está integrada en el programa Migra, un plan de seguimiento de aves migratorias puesto en marcha en 2011 con la colaboración de Fundación Iberdrola y que ha permitido colocar dispositivos a “cerca de 430 ejemplares de 32 especies diferentes”, ha explicado el coordinador de ciencia ciudadana de SEO/Birdlife, Juan Carlos de Moral.

Gracias a esta iniciativa, se pueden conocer las fechas de inicio y fin de sus migraciones, los lugares de parada y puntos de alimentación, el tiempo que tardan en realizar esos viajes, las principales áreas de invernada y dispersión, o si las rutas son iguales año tras año.

El presidente de la Fundación Iberdrola España, Fernando García, ha celebrado la publicación de la octava monografía de proyecto Migra, porque “el conocimiento de las migraciones favorece el cuidado de la biodiversidad”, lo que “mejora la defensa del medio ambiente”. EFE




Secciones: