MARES Y OCÉANOS

El MAPA publica orden por la que establece la reserva marina Sa Dragonera

Isla de Dragonera, cedida por el MITECO. EFE.

 El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una orden por la que se establece la reserva marina de interés pesquero de Sa Dragonera, en Mallorca, y se definen su delimitación, zonas y usos.

Las diferentes medidas incluyen la vigilancia y control de actividades, la operatividad de los servicios, la conservación de los medios técnicos y la información y divulgación sobre las reservas marinas, ha especificado el Ministerio en una nota de prensa.

La reserva cuenta con una superficie de 457 hectáreas en el sureste de la isla, de las que 82 serán de reserva integral, “sin usos permitidos salvo el seguimiento científico debidamente autorizado”.

Esta decisión es “fruto de la estrecha colaboración” entre el MAPA y las Islas Baleares, mediante un convenio relativo a la gestión compartida de la reserva marina de Levante de Mallorca – Cala Rajada, y que añade ahora la reserva marina de Sa Dragonera.

Esta reserva marina se caracteriza por “su perfil abrupto y fondos rocosos”, en su interior destacan las praderas de posidonia oceánica, arrecifes y cuevas sumergidas, donde conviven poblaciones “con gran potencial de recuperación”, como mero, cabracho, morenas, brótolas, corvina negra, sargos, chopa, doradas y dentón, así como seriolas y espetones.   

Además, este espacio va a contribuir a la protección de las aves marinas de la Zona de Especial Interés para las Aves (ZEPA), como la pardela (cenicienta y balear), y la gaviota de Audouin, “completando de esta manera la protección y recuperación del hábitat marino en torno a las Islas Baleares”.

Contemplan una reserva integral donde sólo se autoricen trabajos científicos “debidamente justificados” y una zona de usos restringidos con puntos para el buceo de recreo.

Tras esta orden, ya son 12 los espacios protegidos que componen la Red de Reservas Marinas de Interés Pesquero de España, 9 en el Mediterráneo y 3 en Canarias.

En total, las reservas marinas ofrecen protección a más de 103.000 hectáreas, de las que algo más del 10 % son zonas de protección integral, ha añadido el MAPA.

REACCIONES

Entre las reacciones a la decisión del MAPA figura la de la Fundación Oceana, que la considera “una buena noticia”, aunque ha sido una “larga espera”, ha explicado a Efeverde su científica marina Pilar Marín.

Marín ha añadido que esta entidad conservacionista “lleva exigiendo una mayor protección para esta zona desde 2015” y ha criticado además que el esfuerzo de protección no haya sido más “ambicioso” puesto que “no ha quedado totalmente controlada la pesca de arrastre en el exterior de la reserva”, a pesar del compromiso del Ministerio.

La reserva marina de Sa Dragonera se caracteriza por su perfil abrupto y sus fondos rocosos, donde meros, cabrachos, morenas, brótolas o doradas, especies con un “gran potencial de recuperación”, encuentran protección y abrigo.

En esta zona el ecosistema marino es “muy sensible” ya que está formado por arrecifes y praderas de posidonia “especialmente valiosos”, porque “dan lugar a unos hábitats muy bien estructurados que acogen especies de interés comercial” que “conviene proteger para que produzcan su máximo rendimiento como reserva marina”.

Esta científica ha destacado que la red de reservas marinas de interés pesquero “se vende como una buena herramienta para fomentar la pesca artesanal en las zonas donde se aplica” pero la fórmula “no se ha replicado de manera proporcional a lo bien que se promociona”, una reclamación que Oceana lleva planteando “desde hace decenios”.

También ha recordado que el Mediterráneo no escapa a la amenaza de las especies exóticas invasoras, que constituyen la segunda causa de pérdida de biodiversidad en entornos terrestres y la primera en entornos insulares, como el archipiélago balear.

Marín achaca la aparición de especies como “el cangrejo azul -que en algunas zonas del Mediterráneo ya está siendo comercializado- el pez león o las algas invasoras” al “intenso” tráfico marítimo entre el Estrecho de Gibraltar y el canal de Suez. EFEverde

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com