Manolo Escobar, un pionero ecologista desde el cine

Manolo Escobar, un pionero ecologista desde el cine

Fotograf铆a facilitada por Greenpeace, tomada el 17/04/05, del Puerto Maestre en La Manga del Mar Menor, Murcia.

La denuncia de la masiva edificaci贸n que en los a帽os 70 comenz贸 a transformar la lengua litoral de La Manga del Mar Menor en lo que hoy conocemos es el argumento central de “En un lugar de La Manga”, una de las cerca de 20 pel铆culas protagonizadas por Manolo Escobar, fallecido este jueves a los 82 a帽os a consecuencia de un c谩ncer.

Fue este largometraje, dirigido por Mariano Ozores en 1970 y coprotagonizado por Concha Velasco, Jos茅 Luis L贸pez V谩zquez y Manolo G贸mez Bur, el primero del cine espa帽ol que se fijaba en un fen贸meno que se iba a extender a lo largo de todo el siglo XX y fundamentalmente por el Levante espa帽ol, la sobreexplotaci贸n de la costa con fines inmobiliarios.

En la pel铆cula, un jovenc铆simo Manolo Escobar da vida a Juan, propietario de un taller de fabricaci贸n de guitarras que vive con su abuelo en una adorable casa baja junto al mar, que los responsables de una empresa constructora tratan de adquirir para levantar en su parcela un bloque de apartamentos.

Sin embargo, consciente de la transformaci贸n que ya est谩 sufriendo el lugar en el que naci贸 y en el que vive tranquilo y feliz, Juan se resiste a vender, esquivando las m煤ltiples ofertas que le proponen los due帽os de la constructora, incluida la joven Alicia, encarnada por Concha Velasco, fr铆a y ambiciosa al principio, a la que utilizan como cebo y cuya sensibilidad se adivina al final.

La ambici贸n del ladrillo y sus feroces secuaces chocan en esta pel铆cula con la sencillez de unos campechanos habitantes de La Manga del Mar Menor, a quienes resulta f谩cil persuadir y que sucumben sin profundizar en las consecuencias a las promesas de un mundo mejor.

S贸lo la mirada rom谩ntica de Juan y de su vecina Angustias ponen algo de cordura a la manifiesta locura de la edificaci贸n masiva que coloniz贸 la costa espa帽ola en esos a帽os.

Si bien los intereses de Juan tienen doble filo, ya que en el terreno donde se ubica su casa est谩 enterrado un cad谩ver cuya localizaci贸n podr铆a poner en entredicho la dignidad familiar, el verdadero mensaje de la pel铆cula es manifiestamente ecologista.

As铆, el largometraje no pasa por alto la belleza de esta singular zona de la costa murciana, un cord贸n de tierra de 20 kil贸metros de largo y en su parte m谩s ancha 1.200 metros, que separa el Mar Mediterr谩neo del Mar Menor, que encierra en su interior una gran albufera y que posee al norte dos espacios altamente protegidos, las Salinas y los Arenales.

La r谩pida urbanizaci贸n de este territorio salvaje en la segunda mitad del siglo XX lo convirti贸 en uno de los centros tur铆sticos m谩s importantes de la costa espa帽ola, favorecido por su estrat茅gica posici贸n entre dos mares, y mayor generador de ingresos de la Regi贸n de Murcia.

“En un lugar de La Manga”, una pel铆cula visionaria de lo que finalmente acabar铆a ocurriendo en la costa espa帽ola, adquiere hoy m谩xima actualidad al fallecer su principal protagonista, Manolo Escobar.

Aunque un a帽o antes, La Manga del Mar Menor sirvi贸 tambi茅n de escenario para otro largometraje, “La vida sigue igual”, dirigida por Eugenio Mart铆n, protagonizada por Julio Iglesias y rodada en algunos de los primeros complejos tur铆sticos que se levantaron en estas tierras de dunas y matorrales, el Hotel Entremares o el Casino. EFE




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e informaci贸n ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com