Manises inicia su primer estudio piloto sobre terapias con robots humanoides

El Hospital de Manises (Valencia) ha iniciado un proyecto piloto, pionero en España, que pretende constar la utilidad del uso de 'robots humanoides' como apoyo a las terapias en niños con trastornos de espectro autista, según un comunicado de Generalitat.

La Unidad de Neurorrehabilitación Infantil del centro hospitalario cuenta desde octubre con ‘Coco‘, un robot que canta, baila y si le tocas la cabecita juega a adivinar sonidos de animales, con el que trabajarán diez niños para adquirir herramientas comunicativas.

Isabel Cabezudo, psicóloga clínica de la Unidad y coordinadora del proyecto, ha explicado que el uso de estos dispositivos puede ser una motivación para estos niños, a los que les llama mucho la atención lo visual y tecnológico.

En este sentido, el robot ha sido programado para apoyar las terapias de refuerzo en áreas como la comunicación, el lenguaje, la interacción social o la conducta.

“Los problemas de comunicación e interacción social son una de las características más destacadas de los niños diagnosticados dentro del espectro autista, según Cabezudo, que añade que en muchos casos “no miran a la cara, no tienen intención comunicativa o tienen problemas a la hora de desarrollar el habla”.

El robot está cedido por el Laboratorio de Robótica de la Universitat Jaume I de Castellón, encargado de implementar y programar las terapias diseñadas por la Unidad, y coordinado por la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (FISABIO).

El estudio consiste en diseñar un escenario donde el robot realiza de intermediario y de apoyo entre el terapeuta y el niño, para fomentar la comunicación y aspectos pre lingüísticos del desarrollo del lenguaje.

También se trabajarán variables como la intención comunicativa, contacto ocular, imitación y adquisición de lenguaje básico expresivo y comprensivo.

El proyecto está destinado a niños entre 3 y 5 años con trastornos del espectro autista y con características comunes como dificultades en la comunicación, ausencia de lenguaje funcional y falta de habilidades sociales

En total participarán diez niños de la Unidad. Un grupo trabajará con ‘Coco’, mientras que otro realizará la sesión sin intermediación del robot para valorar los beneficios de su presencia.

Dentro de la terapia de niños con TEA, lo padres tienen un papel muy importante en la instauración de pautas y generalización de estrategias del ámbito familiar.

Según Cabezudo, sin los padres y su apoyo, la rehabilitación no sería eficaz, ya que el objetivo de la Unidad es que el progreso del niño en sesión se vea proyectado en su entorno, donde pasa la mayor parte del tiempo.

Por ello, en el estudio piloto hay una fase de seguimiento, donde se observará la generalización de los resultados y los efectos en el ámbito familiar.

La Unidad atiende a niños de hasta 7 años con Trastornos Generalizados del Desarrollo, y a menores de 15 en caso de pacientes con daño cerebral. La inclusión en este servicio de trastornos Generalizados del Desarrollo viene dado por el diagnóstico diferencial que se realiza en la propia Unidad.

Además de la intervención a través de terapias individualizadas o grupales, se actúa también sobre la familia y los diversos ámbitos donde el niño lleva a cabo su participación. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies