La Comunidad de Madrid carece de plan de gestión residual

VERTEDEROS RESIDUOS

La Comunidad de Madrid carece de plan de gestión residual, según Plataforma

La Comunidad de Madrid carece de plan de gestión residual, según Plataforma Imagen de archivo del vertedero de Colmenar Viejo. EFE/Laia Mataix

La falta de gestión adecuada de los residuos, la escasez de información a los ciudadanos sobre la contaminación que producen las instalaciones y el incumplimiento de normativas, son algunos de los problemas que afrontan los vertederos de la Comunidad de Madrid, denuncia la Plataforma Aire Limpio Norte.

Tras un amplio estudio de la legislación medioambiental “he descubierto al menos diez resquicios en los que la Comunidad incumple normas ambientales europeas y españolas“, ha explicado a EFE Manuel Paredes, miembro fundador de la Plataforma que persigue el cierre del vertedero de Colmenar Viejo, en el norte de la región.

Se incumple la directiva europea 2008/98/CE relacionada con residuos, que fija la reducción del trasladado a vertederos y la reutilización en un 50 % para 2020, así como el fomento de la red de compostaje y la supresión de la incineración de basuras.

Además, se infringe “la Ley 27/2006 de derechos de información y participación pública de Medio Ambiente”, que obliga a la Comunidad de Madrid -encargada de la gestión integrada de residuos- a someter a participación y consulta de los ciudadanos interesados en todo el proceso de autorización integrada.

Información pública 

Entre otros aspectos, las modificaciones y ampliaciones del vertedero, así como diferentes informes, información que según Paredes debería estar disponible en las páginas web del Gobierno regional y de la Mancomunidad del Noroeste, gestora del vertedero de Colmenar Viejo, conjuntamente con la empresa Urbaser, “y no está”.

Lo único que está haciendo la Comunidad de Madrid “es dar información -muy a cuenta gotas- y no permite esa consulta y participación real. Eso es un incumplimiento legal bastante gordo”. La información tiene que “ser pública y transparente”, según Paredes, sin embargo, “no se encuentran” los informes sobre las autorizaciones ambientales integradas que les ha concedido la Comunidad de Madrid, o los permisos que tienen que salir de Medio Ambiente, ni las inspecciones de impacto ambiental que deben estar colgadas.

Los ciudadanos, “somos los interesados y tenemos ese derecho de información no solo a posteriori, sino durante las actuaciones y de consulta, un proceso que es vinculante para la autoridad”. “Es otro de los incumplimientos”, sostiene Paredes.

Además, se sabe que el vertedero “está asentado sobre un arroyo que tuvieron que canalizar y tres cauces, que dan a la cuenca del Jarama y del Manzanares, que están todos contaminados, y están ocultando todo eso”.  Ese tipo de construcciones “tiene una serie de restricciones por normativa que están recogidas en el Real Decreto 1481/2001, de eliminación de residuos por depósito en vertedero, que no contempla ningún tipo de excepción”.

En relación a la ubicación, “hay muchos incumplimientos”, y luego hay otros que se ocultan con la “connivencia de la Comunidad de Madrid”, como las emisiones peligrosas para la salud y el medio ambiente, que salen del vertedero y de las dos incineradoras, una de gas de vertedero, que la “utilizan bien con sistema de antorcha o bien con motogeneradores, y la de cadáveres de animales”.

Gases de efecto invernadero 

Las emisiones de gases no se controlan desde que el vertedero empezó a funcionar en 1985, “una situación que se repite en la mayor parte de instalaciones en España”, asevera. Solo se controlan los gases de efecto invernadero (GEI), pero no los que afectan al medioambiente y a la salud, que “son causantes no solo de los malos olores” de los que se quejan los vecinos, sino también “de enfermedades como el cáncer, alzheimer o parkinson, como señalan estudios europeos, estadounidenses e, incluso, chinos”.

Ese tipo de documentación “también debería estar al alcance de los ciudadanos, y se supone que se hacen una serie de mediciones continuas, mensuales, trimestrales, anuales que tienen que presentar a la Consejería y no están disponibles”. “Tampoco hay acceso a una serie de inspecciones anuales o bianuales, todo está oculto”, sostiene el miembro de la Plataforma.  Lo único que se conoce es sobre la utilización medioambiental integrada de 2014, con la que se controlan los gases de efecto invernadero como el metano, los óxidos de nitrógeno y el CO2.

Multas desde Europa 

En estos lugares, “no solo huele a gas sulfhídrico de vertedero, sino que también se inhalan otros que son cancerígenos, mutagénicos y afectan a la reproducción, porque muchos tienen un olor parecido”. Todo esto acarreará en la Comunidad de Madrid “un coste muy alto” por las multas que vendrán desde Europa, porque en esta región “solo se entierra la basura”.

Hernán Gil, otro integrante de la Plataforma Ciudadana ‘Aire Limpio Norte’, ha declarado que el vertedero de Colmenar Viejo está construido “sobre una falla geológica que une la roca del sistema central y la meseta, y por debajo hay acuíferos”, que “podrían ser contaminados”.

Según Gil, “es necesario hacer análisis químicos sobre la contaminación, porque el que no estén contaminados hoy, no quiere decir que no lo vayan a estar en el futuro. Pero no hay estudios”, asegura. EFEverde

Te puede interesar:

España es el país de la UE que más toneladas de residuos lleva a vertedero




Secciones: