ECLIPSE LUNAR

La “luna de sangre” propicia masivas observaciones en España

La El eclipse lunar, teñido de rojo en esta ocasión. EFE/EPA/Nabil Mounzer

Instituciones científicas, administraciones municipales y aficionados han seguido en España con expectación el desarrollo del eclipse lunar más largo del siglo XXI, cuya fase total fue visible hasta las 23:13 hora peninsular aunque las observaciones se mantuvieron hasta la madrugada.

En la mitad oriental de la península, el satélite pudo verse parcialmente eclipsado desde su aparición, mientras que en la mitad occidental ya estaba totalmente cubierto por la sombra de la Tierra cuando se alzó en el horizonte.

El color rojizo de la Luna se debía al hecho de que la atmósfera actúa como un filtro de la luz solar eliminando los tonos azules, de la misma manera que de día nos hace ver amarillo el Sol cuando en realidad su luz es blanca, pues emite cantidades similares de todos los colores del espectro.

Las observaciones de esta noche no se han limitado a nuestro satélite natural, sino que incluyeron varios cuerpos del Sistema Solar como Júpiter, Saturno o Marte, planeta éste último que se encuentra en la mejor oposición desde hace quince años, por los que estos días es posible verlo más grande y con mayor claridad.

En toda España

La contemplación del cielo estrellado ha sido multitudinaria en toda España y especialmente en las instalaciones científicas relacionadas con la astronomía, como la sede del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt) de Alcobendas, que instaló una docena de telescopios incluso en el aparcamiento, mientras expertos del Centro Astronómico de Ávila explicaban lo que sucedía a los visitantes.

Los telescopios de la Agrupación Astronómica de Barcelona, ubicados en un espacio de acceso gratuito, permitieron también una buena observación de la “luna roja” desde el Museo de Ciencias Cosmocaixa en la capital condal.

Composición de las distintas fases del eclipse en fotografías tomadas desde Kuwait. EFE/Noufal Ibrahim

En Granada, las plazas para asistir a una charla explicativa del fenómeno en el Parque de las Ciencias, previa a su contemplación, se agotaron en minutos, mientras en Zaragoza los telescopios se concentraban en la Facultad de Ciencias del campus San Francisco con la coordinación de expertos de esta institución y de la Agrupación Astronómica de Huesca en Zaragoza (Astrosedetania).

El Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha y la asociación Astrocuenca desarrollaron también una observación desde la localidad de Mariana, enmarcada en la actividad de veranos astronómicos en la serranía conquense, hasta esta madrugada.

En la Montaña Alavesa, el observatorio astronómico del parque natural de Izki también estaba abierto al público gracias a la iniciativa de la Diputación y la asociación astronómica La Otra Mitad, mientras en el monte Urgull de San Sebastián el ayuntamiento donostiarra y la Sociedad de Ciencias Aranzadi también desplegaban sus telescopios.

El Observatorio Astronómico de Monfragüe, ubicado en Torrejón el Rubio (Cáceres), ha organizado diversas actividades, incluyendo talleres infantiles, desde antes de la aparición de la Luna por el horizonte.

Sin necesidad de precauciones

Éstos son sólo algunos de los puntos desde los que se ha desarrollado la contemplación de la “luna de sangre”, que ha sido masiva por ser noche de viernes y porque se pudo observar a simple vista y sin necesidad de precauciones especiales -que sí son necesarias en el caso de los eclipses de sol-, especialmente desde una ubicación elevada y sin contaminación lumínica.

El eclipse sobre Madrid capital. EFE/Rodrigo Jiménez.

Se ha podido ver incluso al trote, como lo han hecho los corredores y el público que participaban en la IV Carrera nocturna de las Luces en Colmenar Viejo, en la sierra madrileña.

Y aunque las condiciones meteorológicas fueron, en general, buenas para contemplarlo, las nubes o las lluvias tampoco constituyeron impedimento para seguirlo, pues fue transmitido a través de internet y las redes sociales.

Namibia, país africano donde el eclipse ha sido visible en todas sus fases, ha sido el lugar escogido para algunas de esas transmisiones, como la del equipo de sky-live.tv, en colaboración con el Observatorio de Altas Energías HESS y el proyecto europeo Stars4All. EFEverde




Secciones:        
Pedro Pablo G. May
Periodista y escritor, con más de treinta y cinco años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.