INCENDIO FORESTA

Los vecinos de Luna se enfrentan ahora al impacto emocional y medioambiental causado por el incendio

  • El incendio declarado en la comarca aragonesa de las Cinco Villas ha causado un fuerte impacto emocional entre sus vecinos.

Los vecinos de Luna se enfrentan ahora al impacto emocional y medioambiental causado por el incendio Imagen del incendio declarado en el término municipal de Luna

EFEVERDE.- El incendio declarado en la comarca aragonesa de las Cinco Villas ha dejado afectados a sus vecinos, además de por el daño medioambiental también por un fuerte impacto emocional, del que ahora  intentan salir adelante  y enfrentarse al panorama desolador que ha dejado el desastre.

El incendio, declarado en Luna (Zaragoza), obligó el sábado a desalojar a unos 1.500 vecinos de los municipios de Biota y su pedanía Malpica de Arba, Farasdués, Asín y Orés y a 26 ancianos de dos residencias de la tercera edad y ha afectado a 13.500 hectáreas de arbolado y cultivos.

El incendio ha dejado la zona totalmente arrasada. Cultivos de cereal, pinos y almendros han quedado devastados y ha acabado con una amplia variedad de fauna y flora de la zona, por lo que “el impacto medioambiental ha sido brutal”, ha explicado a Efe Tomás Cortés, vecino de Orés y Agente de Protección de la Naturaleza, quien todavía se emociona al recordarlo.

Un problema al que, ha advertido, se suma el riesgo de que si no se llevan a cabo las correcciones hídricas, las tormentas erosionarán el terreno afectado por el incendio.

Consciente de las consecuencias del incendio fue él mismo quien dijo a sus compañeros: “Mirad el bosque porque no lo veremos más”, al comprender que su generación ya no podrá ver cómo se recuperará el paisaje que el fuego ha destruido.

Por ello, el impacto emocional también ha sido muy fuerte, insisten los afectados, quienes han vivido “escenas de mucha pena” al tener que abandonar el pueblo en los momentos más álgidos del incendio, aunque han agradecido la acogida que les han prestado en los pueblos vecinos.

Así lo ha destacado José Francisco Melero, miembro de la Junta Vecinal de Farasdués, quien ha incidido en la solidaridad de los municipios próximos y quien también ha agradecido el trabajo de los efectivos de la Guardia Civil, así como el de los bomberos y la Policía de Ejea de los Caballeros.

Luesia, Ejea de los Caballeros y Sábada fueron los tres municipios que pusieron sus instalaciones a disposición de los afectados, hasta las que los vecinos llevaron mantas, bocadillos y compañía.

Así lo hizo el alcalde de Sádaba, Santos Navarro, quien junto a otros habitantes de la población pasaron la noche del sábado charlando, tomando café y haciendo compañía a los desalojados de Biota que no quisieron irse a dormir.

Otros encontraron alojamiento en casas de amigos y familiares y a los más mayores se les hizo un hueco en la residencia de la tercera edad de Sábada. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies