Los parados de las urbes regresan al pueblo para recolectar resina de pino

EMPLEO VERDE RESINA

Los parados de las urbes regresan al pueblo para recolectar resina de pino

Los parados de las urbes regresan al pueblo para recolectar resina de pino Resineros de Navasfrías (Salamanca). EFE/Carlos García

Ingenieros técnicos, carpinteros, encofradores o, incluso, detectives privados en paro han decidido regresar a su pueblo de origen, en la comarca salmantina de El Rebollar, para recolectar resina de pino, ante la falta de oportunidades laborales en las grandes urbes.

Se trata de un fenómeno que cada vez tiene más éxito en tres pueblos salmantinos, Robleda, El Payo y Navasfrías, en los que los ayuntamientos han decidido ofrecer los pinares públicos a gente en paro o a hijos del pueblo que emigraron hace años y que no tienen trabajo.

La resina es un producto cada vez más demandado que se usa como sustituto de los derivados del petróleo.

Miguel Alberquilla, detective privado, y su mujer Sara Vera, técnico superior de química ambiental, decidieron regresar a El Payo con sus tres hijos, después de una larga temporada sin trabajo en Madrid.

La resina del pino es una buena opción para obtener ingresos,  se recoge entre mediados de marzo y mediados de octubre y permite ganar “un buen jornal”, explica Esteban Alfonso, un hombre de Navasfrías que ayuda a su hijo Roberto, de 36 años, en su primera campaña como resinero, después de que regresar de León donde tuvo que cerrar su carpintería metálica.

Luis Naváis, vecino de Navasfrías, asegura que para él la resina ha sido una buena solución laboral, ya que se quedó sin trabajo hace un año y ha podido hacer esta campaña como resinero.

El alcalde de Robleda, José Luis Varas, asegura a EFE que son muchos los jóvenes que han encontrado una salida laboral en este oficio desde hace tres campañas.

Espacio Natural de El Rebollar 

Hasta hace unos años, los pinares de estos pueblos, que forman parte del Espacio Natural de El Rebollar, sólo se usaban para el aprovechamiento de la madera y ahora se ha invertido el uso, ya que la recolección de la resina es bastante rentable.

Las fábricas segovianas de Coca y de Cuéllar han pagado esta campaña el kilo de resina en una horquilla de 1 y 1,05 euros por kilo, lo que significa una subida de diez céntimos con respecto al año anterior.

Para que la actividad sea rentable cada recolector  se tiene que encargar de unos 3.500 ó 4.000 pinos de los que saca, de media, alrededor de tres kilos de resina por árbol entre marzo y octubre.

En Robleda fueron pioneros en la provincia de Salamanca en iniciar hace tres años esta actividad para colocar a los jóvenes en paro, le siguió hace dos años El Payo y esta campaña decidió copiar la iniciativa el Ayuntamiento de Navasfrías, que entregó a la gente en paro los pinares públicos.

Celso Ramos, alcalde de Navasfrías, avanza que para la próxima campaña que empezará en marzo de 2015, dado “el éxito de ésta”, se ampliarán las zonas de extracción de resina para dar más trabajo, ya que “hay mucha gente que está solicitando quedarse con alguna mancha de pinar para extraer resina”.

La Asociación para el Desarrollo de la Comarca de Ciudad Rodrigo, a través de un programa para fijar población en el medio rural, prepara un curso de varios meses para formar a nuevos resineros, ya que “son muchos los pinares que hay desaprovechados en la zona y haría falta mano de obra cualificada”, según María Ángeles Hernández, técnico de dicha asociación. EFEverde

 

 

 




Secciones: