CAMBIO CLIMÁTICO

Los países del Caribe evalúan la sostenibilidad

Los países del Caribe evalúan la sostenibilidad

Las naciones caribeñas, altamente vulnerables a los efectos del cambio climático, trabajan para diversificar sus fuentes de energía, proteger las zonas costeras vitales para el turismo y adaptar su agricultura, al tiempo que luchan con los problemas sociales y económicos.

“Las pequeñas naciones isleñas en vías de desarrollo están sufriendo ya las consecuencias del cambio climático como el aumento del nivel del mar y el de las temperaturas”, ha comentado Sara Valero, consultora en cambio climático para el Caribe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“La mayoría está en el cinturón de huracanes y cada año enfrenta un evento climático extremo, cuya frecuencia se espera que aumente”, ha señalado Valero en declaraciones a Efe.

Reunión en Jamaica

La isla caribeña de Jamaica acoge esta semana la primera reunión de los Fondos de Inversión Climática (CIF) que se celebra en la región de América Latina y el Caribe, un encuentro organizado por el BID que reúne a Gobiernos, sector privado, comunidades indígenas, organizaciones de desarrollo e investigadores.

Jamaica es el paradigma de muchos de los retos del Caribe en materia de cambio climático. La pregunta en este país, como en la mayoría de los de la región, es cómo buscar la sostenibilidad en un contexto de problemas sociales y económicos complejos.

“Acoger este foro nos ayudará a conectar con los que reciben los fondos y a involucrarles…, a hacerles entender que el cambio climático les afecta”, ha declarado a Efe el ministro de Medio Ambiente y Cambio Climático de Jamaica, Ian Hayles.

“Este encuentro nos permite ser líderes en una región que necesita encontrar el equilibrio entre la inversión para crecer y la protección del medioambiente. El compromiso de nuestro Gobierno es ése”, ha añadido Hayles.

Precio de la energía

Otro de los grandes retos del Caribe en este sentido es el precio de la energía porque “el Caribe es la región del mundo en la que más cuesta, y en Jamaica en concreto su precio es desorbitado”, ha explicado Valero.

“Tienen que comprar combustibles fósiles en el mercado internacional, llevarlos a su país, y después producir la energía, cuando podrían aprovechar recursos como las renovables”.

Las naciones del Caribe, con economías que tienen una gran dependencia del turismo, enfrentan también los efectos del cambio climático sobre sus playas, que se erosionan y se pierden en parte, poniendo en peligro uno de los sectores que más aporta al Producto Interior Bruto (PIB) de estos países.

“El Caribe debe diversificar la matriz de energía y apostar por las renovables, proteger las zonas costeras, impulsar la restauración de ecosistemas, introducir sistemas de recolección del agua de la lluvia, pensar en desalinizar el agua y después aplicar renovables en esa misma planta para mantener el proceso sostenible”, ha añadido la experta.

“Cada vez que vamos a hablar con un agricultor, sea de donde sea, siempre sale con que no hay agua, que no tiene claro cuándo plantar porque las estaciones ya no son como antes, etcétera”.

Jamaica es una de las 48 naciones beneficiarias de los fondos CIF, creados en 2008 como un compromiso de los países desarrollados para aportar recursos financieros a los proyectos climáticos en las naciones en vías de desarrollo.

“Necesitamos saber qué cantidad de esa inversión tiene un efecto positivo en nuestro pueblo. Los afectados deben ser parte activa del proceso de ejecución de estas dotaciones”, ha explicado a Efe el director de la red de agricultores del Caribe, Jethro Greene. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com