Los italianos abanderan la lucha contra la vivisección de animales en la UE

Los italianos abanderan la lucha contra la vivisección de animales en la UE

La experimentación en animales con fines biomédicos en la Unión Europea puede tener los días contados si la iniciativa "Stop Vivisection" consigue el millón de firmas que la Comisión requiere para estudiarla, una propuesta abanderada por Italia, Bélgica y Eslovenia, que ya han alcanzado su cupo de firmas.

“Stop Vivisection”, según explicó a Efe la periodista italiana y miembro del comité promotor Vanna Brocca, trata de cambiar la legislación en la Unión Europea en relación con el trato de los animales y el uso que la ciencia y la cosmética hacen de ellos en sus laboratorios.

En 2007, la más alta institución científica estadounidense, la Nacional Academy of Science, publicó un estudio que mantenía que los animales no sirven como ejemplo del modo en el que la química afecta al organismo humano.

De ser así, se trataría de un arma de doble filo, aseguró Brocca, ya que podríamos estar consumiendo productos químicos inocuos para otras especies pero perjudiciales para nosotros o, por el contrario, obviando los efectos beneficiosos para los humanos de otros productos por el hecho de que un chimpancé no los tolere.

Ante esta preocupación ética y científica, investigadores y asociaciones defensoras de los animales de toda Europa han reaccionado para poner fin la vivisección, utilizando un mecanismo comunitario novedoso: la iniciativa ciudadana.

Brocca recuerda que, a pesar de que el artículo 13 de Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea consagre el bienestar de los animales, “nuestro continente, en este sentido, mantiene una postura vergonzosa” ya que “sigue permitiendo esta práctica”.

 

El objetivo

El objetivo a derribar es, en concreto, la directiva 2010/63/UE, un marco jurídico que suplanta a un viejo reglamento en materia de derechos de animales del año 1986 y que, según aseguró a Efe Brocca, “no lo mejora, sino que constituye un retroceso comunitario en esta materia”.

“El reglamento de 1986 prohibía, por ejemplo, que se experimentara con gatos y perros callejeros, algo que la nueva directiva permite, y, del mismo modo, acepta que se pueda operar sin anestesia, solo con el uso de bloqueadores musculares”, se lamenta la periodista italiana.

Para que “Stop Vivisection” se consolide, la Comisión Europea requiere las firmas de un millón de ciudadanos europeos, pero además siete Estados miembros deberán llegar a lo que se conoce en términos jurídicos como “quórum”, un número mínimo de firmas.

Y es aquí precisamente donde la iniciativa pende de un hilo, puesto que de los siete países requeridos solo tres han alcanzado su cuota de firmas: Italia, Bélgica y Eslovenia.

Mirada triste de una orangután enjaulada.

Mirada triste de una orangután enjaulada. EFE/Jurnasyanto Sukarno

Brocca, revolviendo entre papeles y cálculos, se consuela con el dato de que España, Francia, Alemania, Eslovaquia y Hungría están muy cerca de conseguir este mínimo de firmas para dar luz verde al estudio de la iniciativa por parte de la Comisión.

Por el momento, en Italia -uno de los primeros países en alcanzar el quórum requerido- hay organizada toda una plataforma en apoyo a la iniciativa con rostros famosos del espectáculo y de la política.

Apoyos

Medios de comunicación como Radio Montecarlo, Virgin Radio o Radio 105 no han dudado en lanzar a las ondas su apoyo a esta iniciativa, un mensaje comandado por populares voces en el “Bel Paese” como las de los cantantes Renato Zero y Tiziano Ferro o la del empresario editor y hermano de “Il Cavaliere”, Paolo Berlusconi.

Políticos como Nicchi Vendola, de “Izquierda, Ecología y Libertad” (Sel) o el apolítico Beppe Grillo también han apoyado a “Stop Vivisection” y sus páginas web ya cuentan con el logotipo de la iniciativa.

Grillo no ha dudado en respaldar la petición ciudadana apoyándose en una carta de Jeremy Rifkin, gurú estadounidense en política y sociología, con la que el pasado 26 de junio criticó fervientemente la vivisección y abogó por eliminarla de forma gradual.

Los días están contados y en el calendario de científicos y defensores de los animales de toda la Unión Europea está marcado en rojo el día 31 de octubre de este mismo año.

Si consiguen el apoyo de siete países y el millón de firmas, la Comisión a principios de 2014 tendrá que explicar si legisla o no al respecto, un hecho que a los promotores, según recuerda Brocca, se les antoja difícil “si se tiene en cuenta el gran número de grupos de presión existentes dentro de la UE”. EFEVERDE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies