Los insectos que comen raíces de árboles, amenazan los sumideros de CO2

Los insectos que comen raíces de árboles, amenazan los sumideros de CO2

Sídney (Australia) (EFEverde).- Los insectos que se alimentan de las raíces de los árboles afectan a la capacidad de los bosques de actuar como sumideros naturales de carbono y contrarrestar los efectos del cambio climático, informaron hoy medios locales.

Algunos estudios prevén que el aumento de los niveles atmosféricos de CO2 provocará una especie de “efecto de fertilización” mediante un aumento en el ritmo de la fotosíntesis y el incremento de la biomasa vegetal del planeta.

 

Pero Scott Johnson, experto en ecología de la Universidad de Western Sydney, y su colega Markus Riegler, consideran que estas proyecciones han soslayado el impacto que puedan tener los insectos que se alimentan de las raíces de los árboles.

 

Para los científicos, estos insectos tienen capacidad para limitar el aumento de la biomasa provocado por el aumento del CO2, el alimento de las plantas en el proceso de fotosíntesis que, en interacción con el agua, libera oxígeno a la atmósfera.

 

Para efectos del estudio, Johnson y Riegler sometieron a un grupo de árboles jóvenes de eucalipto (Eucalyptus globulus) a diversos niveles de concentración de CO2 y a la presencia los insectos que se alimentan de raíces en un invernadero, según el estudio divulgado por la cadena local ABC.

Ejemplares de eucaliptos australianos del bosque de Tokai en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Ejemplares de eucaliptos australianos del bosque de Tokai en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). EFE/Nic Bothma.

 

Los niveles de CO2 fijados fueron de 400 partes por millón, que es el actual, y de 600 partes por millón, concentración que se pronostica tendrá el planeta en unas tres a cuatro décadas.

Escarabajo

 

Asimismo, los expertos utilizaron un tipo de escarabajo rinoceronte (Xylotrupes Gideon australicus), cuyas larvas viven en la tierra y se alimenta de raíces.

 

En los experimentos, los árboles crecieron con mayor rapidez en ambientes de mayor concentración de CO2, tal y como se esperaba, pero esto se daba solamente en la ausencia de los escarabajos.

 

En el caso en que no habían escarabajos, la biomasa de brotes y raíces crecieron en un 46 y 35 por ciento, respectivamente, según la ABC.

Las plantas dejan de crecer

 

Pero cuando los científicos colocaron escarabajos en ese mismo ambiente de alta concentración de dióxido de carbono, “las plantas básicamente dejaron de crecer” por su incapacidad de “sacar provecho de los altos niveles de CO2”, explicó Johnson.

 

Los investigadores también descubrieron que cuando los escarabajos rinoceronte estaban sobre las hojas, los árboles tenían un 9 por ciento menos de agua que los otros eucaliptos libres de estos insectos.

 

“Si las plantas no van a crecer como se esperaba o no van a desarrollarse bien, entonces se reducirá el secuestro de carbono”, lo que evita que sea emitido a la atmósfera, comentó el investigador australiano. EFEverde

 

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies