CRISIS CLIMÁTICA

Los grupos urgen el máximo consenso en una ley climática con múltiples enmiendas

Foto archivo. EFE/Santiago Carbonel

Pese al abultado número de enmiendas, garantizar el mayor apoyo a la futura ley climática, es una exigencia compartida por la mayoría de grupos en el Congreso, aunque muchos lamentan las “incoherencias” del texto inicial, que deja fuera a sectores relevantes como el ferrocarril y el transporte pesado.

Representantes de los grupos parlamentarios han debatido, este viernes, distintas propuestas para mejorar la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, durante una jornada virtual organizada por organizaciones como Ecodes, Seo Birdlife, Instituto Internacional de Derecho y Clima y Fundación Renovables, entre otras.

El diputado de Unidas Podemos Juantxo López de Uralde, además de presidente de la Comisión de Transición Ecológica en el Congreso, ha valorado “la ambición” de la futura ley climática en la reducción de emisiones, que solo podrán modificarse al alza en el futuro.
Ha destacado el esfuerzo que supone para España el objetivo de reducir para 2030 las emisiones un 23 por ciento respecto a 1990, con el compromiso de alcanzar la neutralidad para 2050, dado que la situación de partida de este país difiere mucho de la que tenían otros muchos países europeos.

Enmiendas y Grupos

Con más de 750 enmiendas, el proyecto de ley adolece de ausencias notables, porque no hace referencia a la economía circular, ni al desarrollo urbano, entre otros sectores, advierte el diputado del PP Diego Gago, para quien lo más importante, sin embargo, es que todos los grupos consideran esta ley necesaria y ha reclamado “debate, consenso y generosidad” de todas las partes porque la norma “se puede mejorar”.

La diputada socialista Helena Caballero ha destacado que su partido está alineado con los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y con los objetivos de la ley climática de reducir “al menos” un 23 por ciento las emisiones respecto a 1990.
Ha pedido asimismo impulsar iniciativas que fomenten el ahorro energético, la rehabilitación y el auto-consumo, como herramienta de creación de empleo y dinamización de la economía.

Muchos de los ponentes, como Carlos Bravo, de la organización Transport & Environment, han lamentado que la ley no mencione el transporte pesado de mercancías por carretera, cuando los camiones provocan el 7,5 % de las emisiones totales de España de gases de efecto invernadero.
Se ha planteado además en el debate que la ley sea más precisa a la hora de garantizar que no habrá explotaciones de hidrocarburos más allá de 2050, porque deja “coladeros” para seguir favoreciendo intereses de industrias no sostenibles, según han advertido algunos participantes.
Tampoco se cita el teletrabajo, una opción laboral que ha demostrado ser muy efectiva contra la contaminación durante el confinamiento, como han recalcado los ponentes.

Otras de las propuestas sugeridas en el debate pasan por adelantar en el tiempo las zonas de bajas emisiones de los municipios a partir de 50.000 habitantes e incluso exigir que deban serlo a partir de 25.000 personas, como plantea ERC.

En nombre de los territorios de la España vaciada, el diputado de Teruel Existe Tomás Guitarte, ha pedido “seguridad jurídica” en lo relativo a la implantación de renovables porque no se pueden instalar a cualquier precio, sino que deben contribuir al desarrollo completo del medio rural. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com