EL NIÑO HAMBRE

Los cada vez más impredecibles fenómenos climáticos y sus efectos negativos

  • El enviado especial de la ONU  ha pedido invertir en semillas adaptables a las nuevas condiciones climáticas y a apoyar a los agricultores, quienes “desesperadamente” necesitan consejos para lidiar con patrones meteorológicos cambiantes e impredecibles

Los cada vez más impredecibles fenómenos climáticos y sus efectos negativos Los fenómenos climáticos, cada vez más impredecibles. EFE/STR

Belén Delgado.- EFEverde.- Las comunidades que viven en zonas con microclimas, como Papúa Nueva Guinea o Timor,  requieren una respuesta especial para no sufrir los efectos negativos de fenómenos como El Niño, cada vez más impredecibles, afirmó hoy el enviado especial de la ONU para el clima, el keniano Macharia Kamau.

Tras llegar a Roma de un viaje por Papúa Nueva Guinea y Timor Oriental, el diplomático keniano destacó en una entrevista a Efe las dificultades por las que atraviesa la población rural debido a la sequía de los últimos años en esos dos países del Pacífico.

A pesar de estar en islas rodeadas de agua, muchos de sus agricultores han perdido sus activos por no tener suficiente agua en los momentos críticos, explicó.

Según las últimas cifras de la ONU, está pasando hambre el 40 % de la población rural de Timor Oriental y 3 millones de personas en Papúa Nueva Guinea, país que desde febrero se ha visto afectado, además, por lluvias torrenciales.

El enviado especial de la ONU para el clima, el keniano Macharia Kamau

El enviado especial de la ONU para el clima, el keniano Macharia Kamau, ha afirmado que las comunidades que viven en zonas con microclimas requieren una respuesta especial para no sufrir los efectos negativos de fenómenos como El Niño, cada vez más impredecibles. EFE/Giuseppe Carotenuto

Microclimas, lluvias o sequías

La situación es especialmente complicada en aquellos lugares donde existen microclimas, con condiciones distintas a las de su zona, y donde los cultivos escasean porque caen pocas precipitaciones o demasiadas, según Kamau.

El representante dijo haber visitado a familias en Timor Oriental que no habían visto el agua en dos años y, sin embargo, a pocos kilómetros de distancia el agua estaba fluyendo de la montaña hacia el mar.

Al margen de la necesidad de desviar los recursos hídricos, instó a “identificar esas bolsas de espacios microclimáticos, que necesitan una respuesta especial, o de lo contrario se acabará dejando atrás a ciertas comunidades”.

“Los episodios de microclimas son muy difíciles de gestionar y, por sus implicaciones, los países tendrán que dirigir mejor sus esfuerzos”, dijo Kamau, nombrado en mayo pasado junto con la expresidenta irlandesa Mary Robinson enviado especial del secretario general de la ONU para El Niño y el clima.

El también representante de Kenia ante Naciones Unidas ha participado este miércoles en un acto en la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el que sostuvo que los países, que son los que deben pedir ayuda internacional en caso de emergencia, muchas veces realizan análisis de su situación a nivel general y no advierten los cambios en zonas específicas con microclimas.

“El Niño nos está mostrando los fallos en la respuesta y la preparación de los gobiernos”, apuntó Kamau, que llamó a invertir en las semillas adaptables a las nuevas condiciones climáticas y a apoyar a los agricultores, quienes “desesperadamente” necesitan consejos para lidiar con patrones meteorológicos cambiantes e impredecibles.

EFE/Andrew Fairbairn

EFE/Andrew Fairbairn

¿Cómo lograr la agenda de desarrollo sostenible marcada por la comunidad internacional para 2030 si el 80 % de los pobres viven en el campo y muchos de ellos ven esfumarse poco a poco sus recursos por ese tipo de fenómenos naturales, cada vez más habituales?

El enviado especial insistió en que, con el cambio climático, los países tendrán que tomar responsabilidades, tanto si están desarrollados como si no, y abordar los problemas relacionados con ese fenómeno de una forma diferente.

Las víctimas de las condiciones climáticas

En un mundo en el que las necesidades humanitarias se han disparado por los conflictos y los desastres naturales, Kamau abogó por actuar con racionalidad y no olvidar que “todas las vidas son importantes”, ya sea en Siria o en Papúa Nueva Guinea.

En su opinión, actualmente “estamos tratando de volver a calibrar cómo evaluamos y nos involucramos en el desarrollo, y lo que esto significa para la respuesta humanitaria”.

Y consideró que “hay un vacío entre los que están en posición de dar la ayuda y aquellos que tienen la necesidad de recibirla”, estos últimos “víctimas de las condiciones climáticas y de procesos económicos globales que no controlan”. EFEverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies