ITALIA TERREMOTO

Los edificios públicos italianos en zona sísmica requieren mayor prevención

  • Italia sufre un terremoto superior a 6 grados cada 15 años

     

  • Hay que poner la geología en el centro de las decisiones para la planificación urbanística

Los edificios públicos italianos en zona sísmica requieren mayor prevención Expertos piden reglamentación adecuada al riesgo sísmico en los edificios públicos. EFE/A. Carconi

Efeverde.- Los expertos han advertido de que los edificios públicos italianos ubicados en zonas sísmicas requieren más medidas de prevención, para evitar que se repitan las escenas de destrucción como las que ha dejado el último terremoto en el centro del país.

“Necesitamos conocer al detalle el grado de peligrosidad y de riesgo sísmico de los edificios estratégicos como las escuelas y los hospitales para poder prevenir esos sucesos”, señaló hoy a Efe el presidente de la Fundación del Centro de Estudios del Consejo italiana de Geólogos, Fabio Tortorici.
El terremoto que el día 24 sacudió el centro de Italia y causó al menos 267 muertos ha vuelto a poner de relieve la necesidad de mejorar la construcción en esas zonas.
Las escuelas no se han librado de la destrucción en la que se encuentran pueblos enteros de montaña como Amatrice, donde ayer se vieron imágenes como la de una profesora llorando amargamente frente a los restos de un centro educativo.
Aunque otros edificios han resultado dañados, existe en el país una especial sensibilidad por el estado de los colegios.

Una polvareda rodea el pueblo de Arquata del Tronto tras el terremoto del 24 pasado.

Una polvareda envuelve el pueblo de Arquata del Tronto tras el terremoto del 24 pasado. EFE/Crocchioni

Riesgo para 24.000 colegios en todo el país 

Todavía se recuerda con dolor la muerte en 2002 de 27 niños y su profesora en un colegio de San Giuliano de Puglia (sur), que se vino abajo por un seísmo a pesar de haber sido renovado.
“Desgraciadamente la memoria es breve y durante una semana se hablará del seísmo, pero luego se olvidará”, lamentó Tortorici, cuya organización calcula que 24.000 colegios en el país están en riesgo por terremoto.
Después de que la tierra temblara en la vecina localidad de L’Aquila en 2009 donde más de trescientos murieron y causará una gran devastación, se introdujo la aplicación obligatoria de nuevas normas técnicas para la construcción en zonas sísmicas.
Como explicó el especialista, los edificios realizados después de la entrada en vigor de esas disposiciones más restrictivas resistieron mejor el temblor de ayer.

Necesaria una nueva reglamentación

Esas normas, sin embargo, no se aplican a los edificios que ya estaban levantados, para los que se necesita una mayor reglamentación.

un policá ayudado por un perro adiestrado busca víctimas entre los escombros.

En 2015 un informe de la Agencia italiana para el desarrollo de las nuevas tecnologías advertía de que el 70 % de los edificios públicos no podrían resistir terremotos.
Se incluían muchos hospitales, escuelas, otros edificios estratégicos así como plantas químicas. EFE/Crocchioni

En ese sentido, llamó a obligar por ley que los inmuebles tengan lo que se llama un certificado de edificio seguro, que permite supervisar el estado de conservación del patrimonio y programar los tiempos de restauración para hacer frente a los riesgos.
Todavía no existe una norma que a nivel nacional imponga ese título, aunque las distintas administraciones han estado considerando esa posibilidad tras los últimos seísmos.

El 70% no resistirían un terremoto

En 2015 un informe de la Agencia italiana para el desarrollo de las nuevas tecnologías ilustraba las fallas del sistema: el 70 % de los edificios italianos no podrían resistir a los terremotos.

Entre esos se incluyen muchos hospitales, escuelas, otros edificios estratégicos y públicos, así como numerosas plantas químicas.

Según el geólogo Domenico Angelone, desplazado a Amatrice, todavía en Italia se construye sin tener en cuenta la “conciencia geológica”, que no solo se refiere a la naturaleza del terreno, sino a su posible evolución y los riesgos que van cambiando de una zona a otra.
“Debemos poner la geología en el centro de las decisiones” para llevar a cabo la planificación urbanística, afirmó en un comunicado.
En Italia se calcula que ocurre un terremoto de magnitud mayor a 6,3 grados en la escala de Richter cada quince años de media.
Para actualizar los mapas de peligrosidad sísmica de manera continua, los expertos sostienen que debería haber geólogos distribuidos en todo el territorio capaces de hacer estudios pormenorizados para evitar la falta de datos en algunas zonas.

E insisten en que la cultura de la prevención sísmica es también importante y debería formar parte de la educación de los niños en la escuela primaria.
Una necesidad que vuelve a quedar patente en zonas como las del centro de Italia, que en el pasado ya han sufrido otros terremotos de fuerte intensidad al estar ubicados en puntos de alta peligrosidad a lo largo de la cadena montañosa de los Apeninos. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies