BOSQUES INVESTIGACIÓN

Los bosques mediterráneos empeorarán si la temperatura global sube más de 2ºC

Bosque mediterráneo. Parque Natural de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, en Cartagena (Murcia). Bosque del Parque Natural de Calblanque

Los beneficios que aportan los bosques mediterráneos decaerán y estos empeorarán y absorberán buena parte del agua que va a los ríos si la temperatura global sube más de 2 grados centígrados en la cuenca Mediterránea, donde los incendios y otros riesgos climáticos experimentarían un aumento medio del 64%.

Científicos del CREAF, del Consorcio Tecnológico Forestal de Cataluña (CTFC) y de la Universidad de Lleida (UdL) han revisado por primera vez la evidencia científica sobre cómo afecta al riesgo de incendio y los servicios ecosistémicos de los bosques mediterráneos el aumento o recesión de la temperatura.

Consecuencias del aumento de temperatura

Tras analizar los 78 trabajos publicados hasta hoy sobre esta cuestión, los científicos han concluido que los bosques con especies templadas propios de zonas con cuatro estaciones se espera que vivan un declive significativo si el aumento de la temperatura media de la cuenca Mediterránea crece por encima de los 2 grados.

Según el análisis, si el termómetro sube por encima de este límite establecido por el Acuerdo de París de 2015, incluso las especies acostumbradas a la sequía, como la encina o el pino blanco, sufrirán las consecuencias y se verán comprometidas.

El trabajo, que publica hoy la revista ‘Global Change Biology’ y que han liderado Alejandra Morán-Ordóñez (CREAF y CTFC) y Aitor Ameztegui (UdL), es la primera revisión sistemática y cuantitativa hecha sobre los potenciales impactos del cambio climático en la provisión de servicios ecosistémicos (beneficios que aportan) y el riesgo de incendio, tanto por encima como por debajo del umbral de los 2ºC de temperatura respecto a niveles preindustriales en los países del Mediterráneo.

El trabajo forma parte de un informe más amplio impulsado por el equipo de coordinación del proyecto MedECC para evaluar las consecuencias del calentamiento global y busca complementar los recientes informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) sobre las particularidades geográficas mediterráneas con realidades climáticas comunes.

“El Mediterráneo es un mar pequeño y relativamente cerrado, que se calienta de media un 20 % más rápidamente que la temperatura media anual global y con particularidades que no son asimilables a las tendencias del resto de Europa, ni de África”, ha detallado Morán-Ordóñez.

Hacia la transformación

Esta realidad geográfica condiciona el incremento de los riesgos de incendio vinculados al clima de esta zona.

Según los investigadores, el aumento de sequías en la cuenca Mediterránea tiene muchas posibilidades de transformar los bosques: “podemos llegar a que los bosques absorban buena proporción del agua disponible, que fluya menos a los ríos y, por tanto, que la disponibilidad sea menor para el consumo humano y para mantener los caudales ecológicos sostenibles de los cauces”, ha avisado Morán-Ordóñez.

“Resumimos la evidencia científica sobre cómo afectará el cambio climático a la provisión de madera, a la fijación de carbono, la producción de setas, etc., intentando poner cifras, con una clara voluntad de huir del catastrofismo”, ha añadido Ameztegui.

El científico ha señalado que la intención del trabajo es “sintetizar la evidencia científica de los impactos del cambio climático sobre los bosques mediterráneos, para aportar información que ayude a limitar los efectos del calentamiento en el Mediterráneo”.

La tarea de los investigadores ha supuesto revisar los 78 trabajos publicados hasta el día de hoy sobre esta cuestión, evaluando las predicciones actuales y futuras (gracias a la elaboración de modelos predictivos) de los bosques respecto a su capacidad de adaptación y mitigación del cambio climático. EFE




Secciones:                    
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.