CAMBIO CLIM√ĀTICO

Los bosques europeos ya no adelantan tanto la primavera

Hojas de roble brotando en el el Parque natural de As Fragas do Eume.

El aumento de temperatura debido al cambio clim√°tico hab√≠a provocado un adelanto en el brote de las plantas, muy positivo para que √©stas fijaran m√°s carbono, sin embargo un equipo de cient√≠ficos acaba de descubrir que esta tendencia se ha frenado, seg√ļn un art√≠culo publicado hoy en la revista Nature.

El estudio, que ha utilizado como referencia datos de los bosques europeos en los √ļltimos treinta a√Īos, ha constatado que, pese a que el calentamiento persiste, los bosques europeos ya no adelantan tanto la primavera como lo hac√≠an en los a√Īos 80.

As√≠ lo explica en una entrevista con Efe uno de los autores de la investigaci√≥n, Josep Pe√Īuelas, director de la Unidad de Ecolog√≠a Global del Centro de Investigaciones Ecol√≥gicas y Aplicaciones Forestales (CREAF) y profesor de investigaci√≥n del CSIC.

Hasta ahora, la mayoría de las teorías científicas apuntaban a que el adelantamiento de la primavera provocado por el cambio climático estaba haciendo brotar los árboles más y con más antelación.

“Uno de los s√≠ntomas de que el cambio clim√°tico act√ļa sobre la vegetaci√≥n es que cambia la fenolog√≠a, el ciclo vital de los organismos. En este caso lo m√°s significativo es cu√°ndo salen las hojas porque si aparecen antes fijan m√°s carbono”, indica Pe√Īuelas.

La magnitud de referencia desde 1980 es que por cada grado m√°s de aumento de temperatura, la salida de las hojas se adelantaba 4 d√≠as lo que supon√≠a un alargamiento del periodo de fijaci√≥n del carbono y por tanto “se limitaba el efecto invernadero producido por los humanos”.

Esa magnitud ha sido la utilizada como referencia en los modelos climáticos que calculan la acumulación de CO2 en la atmósfera.

Las causas

Sin embargo, lo que los investigadores han comprobado es que el avance en la llegada de la primavera se ha visto frenado por la menor acumulación de frío en el invierno, o dicho de otro modo: por los periodos invernales más cálidos que también está intensificando el cambio climático.

“Hemos observado que los √°rboles europeos no est√°n haciendo brotar las hojas tan pronto como se preve√≠a, porque necesitan acumular un cierto n√ļmero de noches fr√≠as para despertar del estado de dormici√≥n invernal”, indica el investigador.

Es decir, “como no se acumula suficiente fr√≠o en invierno, las plantas necesitan mucho m√°s calor para brotar en primavera“, a√Īade.

As√≠, los an√°lisis demuestran que si entre 1980 y 1994, por cada grado que hab√≠a subido la temperatura primaveral, la salida de las hojas hab√≠a avanzado 4 d√≠as; entre 1999 y 2013 con inviernos m√°s c√°lidos, este n√ļmero se ha retrasado hasta 2,3 d√≠as por cada grado.

“Si, seg√ļn marcan los modelos, cada vez el invierno resulta m√°s c√°lido, se frenar√° el avance en la salida prematura de las hojas”, afirma Pe√Īuelas.

Por tanto, la menor sensibilidad de la salida de las hojas al calentamiento progresivo preocupa a los investigadores porque reduce el potencial de los bosques de secuestrar m√°s carbono.

Este estudio ha sido realizado por un equipo internacional de investigadores de China, B√©lgica, Francia, Espa√Īa, Suiza y Alemania durante 30 a√Īos y en 1.245 parcelas de la red de monitoreo de la fenolog√≠a de los bosques de toda Europa.EFE




Secciones:                    
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.